Consejos

Motivación externa e interna

Motivación externa e interna


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

¿Sabes qué te impulsa a sacar buenas notas o poner ese esfuerzo extra en tu proyecto de ciencias? ¿Qué es lo que nos hace querer hacerlo bien, tanto en las pruebas como en nuestras vidas? Nuestras razones o deseos de tener éxito son nuestras motivaciones. Hay dos tipos clave de motivaciones: intrínsecas y extrínsecas. El tipo de motivación que nos impulsa en realidad afecta lo bien que lo hacemos.

Motivación intrínseca es el tipo de deseo que surge de nuestro interior. Si usted es un artista, puede verse obligado a pintar porque le brinda alegría y paz. Si es escritor, puede escribir para satisfacer la necesidad de crear historias a partir de las muchas ideas que nadan dentro de su cabeza. Estos impulsos surgen de un interés en la actividad o el trabajo en sí, sin ninguna influencia externa. Los motivadores internos a menudo se convierten en cualidades o características definitorias de la persona que actúa sobre ellos.

Motivación extrínseca te obliga a actuar en base a alguna fuerza o resultado externo. El deseo no es uno que surja naturalmente dentro de ti, sino por alguien o alguna consecuencia. Es posible que esté motivado para hacer un poco de crédito adicional para evitar reprobar su clase de matemáticas. Su jefe podría ofrecer un programa de incentivos para que trabaje un poco más duro. Estas influencias externas pueden tener un gran impacto en por qué o cómo las personas hacen lo que hacen, a veces incluso cosas que parecen fuera de lugar.

Si bien parece que la motivación intrínseca sería mejor que la extrínseca, ambos tienen sus ventajas. Estar motivado internamente es más gratificante porque la actividad o área de estudio naturalmente le brinda placer a la persona. El deseo de realizar una acción requiere menos esfuerzo que una motivación externa. Ser bueno en la actividad no es necesariamente un factor. Muchas personas están motivadas para cantar karaoke a pesar de su habilidad musical, por ejemplo. Idealmente, las personas estarían intrínsecamente motivadas para hacerlo bien en todos los aspectos de su vida. Sin embargo, esa no es la realidad.

La motivación extrínseca es buena para cuando alguien tiene un trabajo o una tarea que hacer que realmente no disfruta por sí mismo. Esto puede ser beneficioso en el lugar de trabajo, la escuela y la vida en general. Las buenas calificaciones y la posibilidad de ingresar a una buena universidad son buenos motivadores externos para un estudiante. Recibir una promoción o un aumento de sueldo incentiva a los empleados a ir más allá en el trabajo. Quizás algunos de los aspectos más beneficiosos de los motivadores extrínsecos son que alientan a las personas a probar cosas nuevas. Alguien que nunca ha intentado montar a caballo puede no saber que es algo que realmente podría disfrutar. Un maestro puede alentar a un joven estudiante talentoso a tomar clases que normalmente no tendrían, presentándoles una nueva área de interés.

Las motivaciones intrínsecas y extrínsecas funcionan de diferentes maneras, pero son igualmente importantes. Es realmente genial sentirse bien por hacer algo que amas y hacerlo bien. Sin embargo, nadie puede funcionar en el mundo actuando solo sobre los deseos internos. Esas influencias externas ayudan a las personas a desarrollarse en todos los aspectos de la vida.