Interesante

Corea

Corea



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Corea es una península al este de China. Se convirtió en parte del Imperio chino en 1637 y no obtuvo su independencia hasta 1895 (Tratado de Shimonoseli).

A principios del siglo XX, Rusia y Japón intentaron hacerse con el control de Corea. Esto resultó en la Guerra Ruso-Japonesa (1904-05). El 8 de febrero de 1904, la Armada japonesa lanzó un ataque sorpresa contra la flota rusa en Port Arthur.

La Armada rusa libró dos batallas importantes para tratar de aliviar a Port Arthur. Tanto en Liao-Yang como en Sha Ho, los rusos fueron derrotados y se vieron obligados a retirarse. El 2 de enero de 1905, los japoneses finalmente capturaron Port Arthur. El ejército ruso también sufrió 90.000 bajas en su fallido intento de Mukden (febrero de 1905).

En mayo de 1905, la Armada rusa fue atacada en Tsushima. Veinte barcos rusos fueron hundidos y otros cinco capturados. Solo cuatro barcos rusos lograron ponerse a salvo en Vladivostok.

Estas derrotas llevaron a críticas al gobierno ruso. El Domingo Sangriento y el Motín de Potemkin fueron causados ​​en parte por la impopularidad de la guerra. El aumento de la actividad revolucionaria en Rusia convenció a Nicolás II de que necesitaba poner fin al conflicto y aceptó la oferta del presidente Theodore Roosevelt de mediar entre los dos países.

Sergi Witte encabezó la delegación rusa en la conferencia de paz celebrada en Portsmouth, New Hampshire, en agosto de 1905. Según los términos del Tratado de Portsmouth: (i) La península de Liaotung y el ferrocarril del sur de Manchuria fueron a Japón; (ii) Rusia reconoció a Corea como una esfera de influencia japonesa; (iii) La isla de Sakhalin se dividió en dos; (iv) El norte de Manchuria y el ferrocarril del este de China permanecieron bajo control ruso.

En noviembre de 1905, Japón tomó el control de Corea y comenzó a asentar familias japonesas en el país. En 1932, Kim Il-Sung se había convertido en líder de un grupo guerrillero con sede en Corea. Durante los siguientes diez años lanzó una serie de ataques contra los japoneses. Durante la Segunda Guerra Mundial, el ejército japonés llegó a Corea en gran número y Kim se vio obligado a irse a vivir a la Unión Soviética.

La Conferencia de Yalta en 1945 acordó que las tropas soviéticas y estadounidenses ocuparían Corea después de la guerra. El país se dividió en el paralelo 38 y en 1948 la Unión Soviética estableció una República Democrática Popular en Corea del Norte. Al mismo tiempo, Estados Unidos ayudó a establecer la República de Corea del Sur.

Después de la guerra, Syngman Rhee emergió como el principal político de derecha en Corea del Sur y en 1947 recibió el apoyo no oficial del gobierno de Estados Unidos. En 1948, Rhee se convirtió en el primer presidente de Corea del Sur. Pronto desarrolló una reputación de gobierno autoritario y sus oponentes políticos fueron rápidamente silenciados.

En junio de 1949, el ejército de los Estados Unidos comenzó a retirarse de Corea del Sur. Las declaraciones hechas por el general Douglas MacArthur y Dean Acheson sugirieron que Estados Unidos no veía el área como de primordial importancia. Acheson argumentó que si Corea del Sur era atacada: "La confianza inicial debe estar en las personas atacadas para resistirlo y luego en los compromisos de todo el mundo civilizado en virtud de la Carta de las Naciones Unidas".

Kim Il-Sung, el dictador comunista de Corea del Norte, se convenció de que la gente del sur agradecería ser gobernada por su gobierno. Al amanecer del 25 de junio de 1950, los norcoreanos lanzaron un ataque sorpresa contra Corea del Sur. Tres días después, las fuerzas comunistas capturaron la capital de Corea del Sur, Seúl.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas recomendó que se enviaran tropas para defender a Corea del Sur. Como la Unión Soviética estaba boicoteando al Consejo de Seguridad en ese momento, no pudo vetar esta decisión. Quince naciones enviaron tropas a Corea, donde se organizaron bajo el mando de Douglas MacArthur.

El carácter sorpresa del ataque permitió a los norcoreanos ocupar todo el sur, excepto el área alrededor del puerto de Pusan. El 15 de septiembre de 1950, Douglas MacArthur desembarcó marines estadounidenses y surcoreanos en Inchon, 200 millas detrás de las líneas norcoreanas. Al día siguiente lanzó un contraataque contra los norcoreanos. Cuando se retiraron, las fuerzas de MacArthur llevaron la guerra hacia el norte, llegando al río Yalu, la frontera entre Corea y China el 24 de octubre de 1950.

Harry S. Truman y Dean Acheson, el Secretario de Estado, le dijeron a MacArthur que limitara la guerra a Corea. MacArthur no estuvo de acuerdo, favoreciendo un ataque a las fuerzas chinas. No dispuesto a aceptar las opiniones de Truman y Acheson, MacArthur comenzó a hacer declaraciones incendiarias que indicaban sus desacuerdos con el gobierno de los Estados Unidos.

MacArthur obtuvo el apoyo de miembros de derecha del Senado, como Joe McCarthy, quien dirigió el ataque contra la administración de Truman: "Con medio millón de comunistas en Corea matando a hombres estadounidenses, Acheson dice: 'Ahora, vamos a estar tranquilos, no hagamos nada'. es como aconsejar a un hombre cuya familia está siendo asesinada que no se apresure a actuar por temor a alienar el afecto de los asesinatos ".

En abril de 1951, Harry S. Truman destituyó a MacArthur de su mando de las fuerzas de las Naciones Unidas en Corea. McCarthy pidió ahora que Truman sea acusado y sugirió que el presidente estaba borracho cuando tomó la decisión de despedir a MacArthur: "Truman está rodeado por los Jessup, los Acheson, la vieja multitud de Hiss. La mayoría de las cosas trágicas se hacen a la 1.30 y A las 2 de la mañana cuando han tenido tiempo de animar al presidente ".

Mientras se desarrollaba este conflicto en Estados Unidos, el gobierno chino envió 180.000 hombres a Corea del Norte. Este respaldo permitió a las fuerzas norcoreanas tomar Seúl por segunda vez en enero de 1951. Las tropas de la ONU finalmente lograron detener la invasión sesenta millas al sur del paralelo 38. Una contraofensiva a finales de enero recuperó poco a poco el terreno perdido.

Una vez en el control de Corea del Sur, los representantes de las Naciones Unidas iniciaron conversaciones de paz con el gobierno de Corea del Norte el 8 de julio de 1951. El 27 de julio de 1953 se firmó en Panmunjom un acuerdo de armisticio que mantenía la Corea dividida. Más de 25.600 soldados estadounidenses murieron durante la guerra y otros contingentes de la ONU perdieron 17.000 hombres. Se estima que, incluidos los civiles, la Guerra de Corea costó la vida a unos 4 millones de personas.

Después de la guerra, Kim Il-Sung estableció una dictadura autoritaria. Para reforzar su dominio, logró construir un culto a la personalidad en el que él mismo era el principal icono de la adoración. Corea del Norte también fue un importante proveedor de armas para Libia, Irán y Siria.

Syngman Rhee permaneció en el poder en Corea del Sur. A lo largo de los años, su régimen fue visto como autoritario, corrupto e ineficiente. Fue reelegido en 1956 y 1960 por amplias mayorías. Sin embargo, pocos creían que las elecciones habían sido justas y dieron lugar a manifestaciones antigubernamentales generalizadas. Un levantamiento estudiantil derrocó al gobierno de Rhee en abril de 1960.

Al año siguiente, un golpe militar llevó al poder al general de división Pak Cheng-hi, quien asumió la presidencia el 22 de marzo de 1962. Posteriormente ganó las elecciones de 1963, 1967, 1971 y 1972. En julio de 1972, representantes de los gobiernos del Sur y del Norte. Corea se comprometió a buscar la unificación de la península por medios pacíficos.

Estados Unidos se preocupó cada vez más por la posibilidad de que Corea del Norte estuviera intentando desarrollar una bomba atómica. En junio de 1994, el presidente Jimmy Carter convenció a Kim IL Sung de que congelara su programa de desarrollo nuclear a cambio de una flexibilización de las sanciones internacionales.


Corea - Historia

Los pueblos que hablaban idiomas que eran antepasados ​​de la Corea moderna vinieron del norte de Asia en tiempos prehistóricos. Originalmente se ganaban la vida cazando y recolectando animales y plantas silvestres. Muchos ya vivían en pequeñas aldeas y hacían cerámica. Hace unos 5500 años, grupos de recolectores de alimentos comenzaron a cultivar mijo y luego varios tipos de frijoles, incluida la soja. Ya en el 2700 a.C., el arroz comenzó a aparecer en el sur de Corea. Fue la primera de muchas cosas tomadas de la civilización en desarrollo de la vecina China. Hacia 1500, las técnicas de fabricación de bronce se importaron de China, seguidas por el hierro unos 1000 años después. La agricultura desarrollada y las buenas herramientas de metal produjeron más alimentos y las poblaciones de agricultores crecieron de manera constante. Hacia el 400 a.C. Los agricultores coreanos emigraron a través del Mar de Japón (llamado Mar del Este por los coreanos) hacia el sur de Japón. Este fue el comienzo de las aldeas agrícolas en Japón y gran parte de la población japonesa moderna desciende de estos inmigrantes. Los japoneses y coreanos son primos muy cercanos.

Varios reinos coreanos ricos crecieron en los primeros dos milenios d.C. Shilla (668-935) ocupó lo que hoy es Corea del Sur. Sus reyes establecieron el budismo como religión oficial del estado, pero los eruditos e ideas confucianos también entraron en Corea. Cerca de la ciudad de Kyongju, en el sureste del país, hay enormes montículos artificiales. Son los lugares de enterramiento de los miembros de la dinastía real Shilla y están cargados de oro y gemas, especialmente jade.

Para más información sobre este tema:

Los reinos coreanos fueron influenciados por la cultura y los bienes comerciales chinos. Los sistemas de escritura coreanos (siglo IV d.C.), la arquitectura, los sistemas políticos, las religiones e incluso los instrumentos musicales vinieron de China. Los coreanos adaptaron estas cosas chinas y las hicieron suyas. Los eruditos chinos habían ideado una especie de sistema de impresión utilizando bloques de madera tallada. Los coreanos llevaron esta invención un paso más allá y crearon el primer tipo móvil de metal del mundo en el siglo XII. La adaptación de cosas extranjeras para su propio uso es una característica histórica de la cultura coreana, incluso hoy.

Un buen ejemplo de cómo las cosas e ideas extranjeras se "coreanizan" es la alfarería. Hace unos mil años, los alfareros coreanos aprendieron a hacer un tipo especial de cerámica vidriada fina de color azul verdoso llamada celadón. Los artesanos coreanos adoptaron la técnica y se convirtió en uno de los grandes emblemas culturales de Corea. Incluso los visitantes chinos comentaron lo hermoso que era el celadón coreano. Durante 600 años, un pueblo cerca de Seúl llamado Ich'on ha sido el hogar de los mejores alfareros de Corea y es aquí donde se han revivido las grandes técnicas del celadón. Hoy en día, todavía es apreciado y vendido en todo el mundo.

Celadon es una de las muchas formas de arte y cultura que Corea transmitió a Japón. Otro está escribiendo. El sistema de escritura japonés se deriva de China, al igual que la fabricación de papel, la impresión en bloque, los estilos artísticos y mucho más.

Sin embargo, Japón no siempre ha sido amigable con su primo occidental. En el siglo XX, Japón se había convertido en una potencia industrial. A principios de siglo conquistaron Corea e impusieron la cultura y el idioma japoneses. Los coreanos lucharon por mantener su idioma y su identidad cultural. Solo con la derrota de Japón en la Segunda Guerra Mundial (Día de la Independencia, 15 de agosto de 1945) se eliminó este yugo de los hombros de Corea. Para entonces, muchos coreanos se habían "occidentalizado" y esperaban la industrialización, pero se interpuso otro conflicto.

Para más información sobre este tema:

Después de la Segunda Guerra Mundial, los aliados victoriosos dividieron temporalmente a Corea a lo largo del paralelo 38 entre el norte y el sur. Corea del Norte pronto se convirtió en un estado comunista bajo la influencia de la Unión Soviética. Corea del Sur se declaró república en 1948 y se convirtió en aliado de Estados Unidos. Después de dos años de enfrentamiento militar a lo largo de la frontera, las tropas norcoreanas atacaron repentinamente el sur en junio de 1950. Casi derrotado, el gobierno surcoreano pidió ayuda a las Naciones Unidas. Muchos países, encabezados por Estados Unidos, enviaron tropas. Los ejércitos aliados hicieron retroceder a los norcoreanos, pero por temor a un ataque contra ellos mismos, la República Popular China envió un gran número de tropas para ayudar a Corea del Norte. A principios de 1951, la guerra estaba estancada a lo largo de la antigua frontera. Comenzaron las negociaciones del armisticio, pero tardaron dos años en completarse. Mientras tanto, se libraron batallas y se perdieron muchas vidas. Cincuenta mil estadounidenses murieron en la guerra, al igual que millones de coreanos en ambos lados. Corea del Sur quedó devastada, sus industrias y su agricultura arruinadas. Sin embargo, de las cenizas, los surcoreanos construyeron un estado industrial fuerte con un alto nivel de vida. En la década de 1990, junto con el desarrollo económico, los surcoreanos también construyeron un gobierno completamente democrático al estilo occidental. Y el presidente Kim Dae Jung ganó el Premio Nobel de la Paz en 2000 por su trabajo en la construcción de relaciones pacíficas con Corea del Norte. Estas notables transformaciones muestran la voluntad de los coreanos de adaptar ideas externas y hacerlas parte de su cultura.


Corea del Sur es una democracia constitucional con un sistema de gobierno de tres ramas.

El poder ejecutivo está encabezado por el presidente, elegido directamente por un solo mandato de cinco años. Park Geun Hye fue elegido en 2012, y su sucesor será elegido en 2017. El presidente nombra a un Primer Ministro, sujeto a la aprobación de la Asamblea Nacional.

La Asamblea Nacional es un cuerpo legislativo unicameral con 299 representantes. Los miembros sirven durante cuatro años.

Corea del Sur tiene un sistema judicial complicado. El tribunal más alto es el Tribunal Constitucional, que decide los asuntos de derecho constitucional y el juicio político a los funcionarios del gobierno. La Corte Suprema decide otras apelaciones importantes. Los tribunales inferiores incluyen tribunales de apelación, tribunales de distrito, sucursales y municipales.


Contenido

El moderno ejército de Corea del Sur remonta su linaje a la Reforma de Gwangmu, cuando el emperador Gojong estableció el Beolgyegoon en 1881.

El 1 de octubre se celebra en Corea del Sur el Día de las Fuerzas Armadas. Conmemora el día durante la Guerra de Corea cuando las unidades del Ejército de la República de Corea cruzaron por primera vez el Paralelo 38, lo que llevó a la Coalición de la ONU al norte hacia el territorio de Corea del Norte por primera vez.

La Guardia de Seguridad Nacional de Corea del Sur se formó originalmente a partir del Ejército de la República de Corea. Esta organización fue creada durante el período de ocupación liderado por Estados Unidos de 1945 a 1948. La Guardia de Seguridad Nacional de Corea del Sur fue inicialmente una unidad de reserva de la Policía Nacional. Además, algunos de los coreanos étnicos eran chinos nacionalistas y los restos de soldados postmanchurianos del ejército imperial japonés también contribuyeron a la fuerza. La Fuerza de Defensa Nacional se estableció el 15 de enero de 1946, reemplazando a la policía principal de los Estados Unidos desde 1945.

El estallido de la Guerra de Corea tomó a las fuerzas surcoreanas desprevenidas, lo que obligó a las Naciones Unidas a intervenir con las fuerzas lideradas por Estados Unidos. El ejército de Corea del Sur se desarrolló rápidamente durante la Guerra de Corea, sufriendo enormes bajas y pérdida de equipo. Como los soviéticos habían armado a Corea del Norte, Estados Unidos armó y entrenó al ejército de Corea del Sur durante la Guerra de Corea.

Estado operativo actual Editar

El ejército de Corea del Sur está estructurado para operar tanto en el terreno montañoso nativo de la península de Corea (60% montañoso) como en Corea del Norte con sus 950.000 efectivos de la Fuerza Terrestre del Ejército Popular de Corea, dos tercios de los cuales están guarnecidos permanentemente en la línea del frente cerca del DMZ. La administración actual ha iniciado un programa durante las próximas dos décadas para diseñar un medio de autodefensa puramente nacional, mediante el cual Corea del Sur podría contrarrestar por completo un ataque norcoreano.

El Ejército de la República de Corea se organizaba anteriormente en 3 ejércitos: el Primer Ejército (FROKA), el Tercer Ejército (TROKA) y el Segundo Comando Operacional. Cada uno con su propio cuartel general, cuerpo y divisiones. El Tercer Ejército era responsable de la defensa de la capital y de la sección occidental de la DMZ. El Primer Ejército era responsable de la defensa de la sección este de la DMZ mientras que el Segundo OC formaba la retaguardia.

Bajo un plan de reestructuración destinado a reducir la redundancia, el Segundo Ejército de la República de Corea se convirtió en el Segundo Comando de Operaciones en 2007, y el Primer y Tercer Ejércitos de la República de Corea se fusionaron como el Comando de Operaciones Terrestres en 2019.

El ejército consta de 495.000 tropas, aproximadamente 2.400-2.500 tanques, 2.700 vehículos de combate blindados, 5.800 piezas de artillería, 60 sistemas de misiles guiados y 600 helicópteros a partir de 2014. Los principales tipos de tanques de batalla incluyen: serie 880 M48 Patton y sus actualizaciones, como M48A3K , M48A5 y M48A5K, 33 T-80U soviéticos y 2 T-80UK (cedidos por Rusia para saldar la deuda), así como 1.524 tanques K1A1 y K1, que llevan un cañón de ánima lisa de 120 mm y son de fabricación local. El futuro reemplazo para los MBT K1 y K1A1 se ha denominado K2 Black Panther (흑표 黑豹 Heukpyo), que estará equipado con un motor MTU de 1500 hp, cañón principal de 120 mm de calibre 55 con cargador automático. El nuevo tanque también contará con equipos de radar, así como sistemas de defensa y detección láser de todos los cojinetes, protección activa antimisiles y un paquete de sensores y blindaje reactivo pesado comparable al estadounidense M1A2 Abrams y al alemán Leopard 2A6. El Ejército de la República de Corea planea desplegar aproximadamente 390 Panteras Negras.

Además, la República de Corea fabrica el obús K-9 que se ha exportado a Turquía como el obús T-155, así como los TIFV de la serie ZMA que entraron en acción en las operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU (PKO) como parte de las fuerzas de mantenimiento de la paz de Malasia. Una variación del K200, los KAFV se pueden adaptar para llevar un cañón de 90 mm, una torreta de granadas de 40 mm, una torreta con cadena M230-1 o una torreta MK-30 Chaingun. Actualmente se está probando un reemplazo para los IFV de la serie K200, designado como K21 KNIFV (Vehículo de combate de infantería de próxima generación de Corea), que tendrá varias capacidades para la guerra terrestre y naval. La producción inicial está programada para 2008, y la ROKA planea colocar aproximadamente 1,000 unidades hasta 2015.

El chasis del K21 KNIFV se construirá completamente con fibra de vidrio, lo que reducirá la carga del vehículo y le permitirá viajar a velocidades más altas sin motores voluminosos y potentes. Cuando se construya, el NIFV será más liviano que otros IFV, incluida la serie Bradley estadounidense y la serie BMP rusa, lo que aumentará tanto la velocidad como la carga útil.

El Ejército de la República de Corea también cuenta con el móvil K-SAM "Pegasus" (천마 / 天馬 Cheonma), equipado con 8 misiles que vuelan a velocidades máximas de Mach 2.6, y la serie K-30 "Biho", que cuenta con un cañón gemelo de 30 mm. sistema de apoyo anti-fuego aéreo.

Además de tener vehículos y equipos de su propio diseño, así como modelos estadounidenses, el Ejército de la República de Corea también posee inventarios de AFV construidos en Rusia, incluidos BMP-3 IFV y T-80U MBT, otorgados por el gobierno ruso para pagar la deuda financiera adeuda. a Corea del Sur. Otro equipo extranjero notable en servicio con el Ejército de la República de Corea incluye los MANPADS Mistral.

Un nuevo rifle de infantería, el Daewoo K11 entró en servicio en 2010. El concepto general de esta arma es similar al OICW estadounidense, sin embargo, recientemente se detuvo en producción y se abandonó debido a demasiados problemas de focalización.


Las dos Coreas

Desde 1953, Corea del Norte y Corea del Sur han evolucionado de una base cultural e histórica común a dos sociedades muy diferentes con sistemas políticos y económicos radicalmente diferentes. Las diferencias entre Corea del Norte y Corea del Sur hoy tienen poco que ver con las diferencias regionales anteriores a 1945 entre Corea del Norte y del Sur. Corea del Norte ha sido fuertemente influenciada por la cultura y la política soviéticas / rusas, así como por las de China. Ha desarrollado una política autodenominada de juche ("autosuficiencia") basada en la independencia económica y política, teniendo un sistema político altamente centralizado con un "Gran Líder" en su cúspide (Kim Il Sung hasta su muerte en 1994, su hijo de Kim Jong Il desde entonces) y una economía de mando. Corea del Norte se convirtió en quizás el más aislado y controlado de todos los estados comunistas, e incluso 10 años después del colapso de la Unión Soviética, mostró pocos signos de liberalización política y económica a pesar de las graves dificultades económicas.

Corea del Sur, por otro lado, ha sido muy influenciada por Estados Unidos y, de una manera más sutil, por Japón. Estados Unidos ha mantenido estrechos vínculos políticos, militares y económicos con Corea del Sur desde el R.O.K. fue fundada en 1948. Si bien Corea del Sur a menudo ha sido menos democrática de lo que los estadounidenses quisieran o los líderes coreanos afirmaron que era, desde la caída de su dictadura militar a fines de la década de 1980, la democracia parece haberse consolidado cada vez más en el R.O.K. Mientras tanto, Corea del Sur logró avances económicos impresionantes en las décadas de 1970 y 1980 y ahora se puede considerar entre los países industriales desarrollados del mundo. Corea del Sur se recuperó rápidamente de la crisis financiera asiática de 1997 y actualmente es la tercera economía más grande de Asia oriental, después de Japón y China.

Como en muchos otros países, la cultura popular estadounidense tiene una presencia importante en Corea del Sur. En menor medida, la cultura popular japonesa también es influyente. Sin embargo, Corea del Sur ha desarrollado sus propias formas claramente coreanas de cultura popular, mientras que la cultura tradicional coreana ha experimentado un renacimiento en las últimas décadas. A fines de la década de 1990 y principios de la de 2000, los dramas de música pop, cine y televisión de Corea del Sur también se estaban volviendo bastante populares en otras partes de Asia, especialmente en China y Vietnam.

A pesar de la homogeneidad cultural general de Corea, el sentimiento regional se ha convertido en un factor importante en la política surcoreana y en otras áreas de la vida contemporánea. La principal división regional se encuentra entre el área de Cholla en el suroeste y el área de Kyongsang en el sureste. Aunque algunos dirían que estas diferencias regionales se remontan al período antiguo de los Tres Reinos, de hecho, el regionalismo surcoreano moderno es principalmente un fenómeno que se origina en la rápida industrialización que comenzó en la década de 1960. En ese momento, el presidente Park Chung Hee se centró en el desarrollo económico de su región natal de Kyongsang, y atrajo a gran parte del liderazgo de Corea del Sur desde allí. Este sesgo hacia Kyongsang continuó durante las sucesivas presidencias de Chun Doo Hwan, Roh Tae Woo y Kim Young Sam, quienes eran todos de la región. Mientras tanto, Cholla permaneció relativamente atrasada y fue vista como un lugar de disidentes, incluida la figura de oposición de mucho tiempo, Kim Dae Jung. Como consecuencia, los patrones de votación en Corea del Sur han mostrado un favoritismo abrumador hacia los candidatos de la región de origen de los votantes. Después de que Kim Dae Jung asumiera la presidencia en 1998, intentó lograr un mayor equilibrio regional en el desarrollo económico y político de Corea del Sur, pero la identificación y los prejuicios regionales siguen siendo fuertes.

La división de Corea en Norte y Sur fue impuesta al pueblo coreano por fuerzas externas, y muchos, si no la mayoría de los coreanos, insisten en que las dos Coreas deben reunirse algún día. A principios de la década de 1970, mediados de la de 1980 y principios de la de 1990, las dos Coreas parecían estar logrando avances en las relaciones intercoreanas, pero cada movimiento hacia la reconciliación y la reunificación terminaba en frustración. Finalmente, en junio de 2000, los líderes de Corea del Norte y del Sur se reunieron en Pyongyang, en el Norte, para discutir la mejora de las relaciones Norte-Sur. Esta fue la primera vez que se llevó a cabo una cumbre de este tipo, y el evento volvió a despertar expectativas de reconciliación y, finalmente, una reunión entre las dos mitades de la península dividida. Sin embargo, todavía hay muy poco contacto entre los gobiernos o los pueblos de Corea del Norte y del Sur, y salvo un giro dramático de los acontecimientos, la esperanza de reunificación parece estar muy lejos.


Comercio y comercio

Durante la dinastía Goryeo, Corea tuvo un vigoroso comercio con los árabes, japoneses, chinos y manchúes. Pyongnam proporcionó un ejemplo de un puerto comercial internacional próspero. Los coreanos comerciaban brocados, joyerías, ginseng, seda y porcelana celadón muy buscada. Esos jarrones de porcelana de color verde azulado o jade habían sido elaborados por artesanos de Goryeo, alcanzando la cúspide de la belleza estética. Con el advenimiento de la dinastía confuciana Joseon, el estilo de la porcelana cambió al blanco, con menos adornos, volviéndose menos buscado por los chinos y los árabes.

La agricultura prevaleció sobre el comercio durante la dinastía Joseon, disminuyendo la participación de Corea en el comercio internacional. La constante demanda de tributos de China también frenó el comercio. Corea dejó de comercializar productos de lujo, como oro y plata de China, y optó por importar envíos más pequeños de Japón. China utilizó la plata como moneda, lo que convirtió al metal precioso en un factor importante en el comercio entre Corea y China.


Declive y rebelión

A lo largo del siglo XIX, Japón y Qing China compitieron por el poder en el este de Asia.

En 1882, los soldados coreanos enojados por los pagos atrasados ​​y el arroz sucio se levantaron, mataron a un asesor militar japonés y quemaron la legación japonesa. Como resultado de esta Imo Rebellion, tanto Japón como China incrementaron su presencia en Corea.

La rebelión campesina de Donghak de 1894 proporcionó a China y Japón una excusa para enviar un gran número de tropas a Corea.

La Primera Guerra Sino-Japonesa (1894-1895) se libró principalmente en suelo coreano y terminó con la derrota de los Qing. Japón tomó el control de la tierra y los recursos naturales de Corea hasta el final de la Segunda Guerra Mundial.


Una breve historia de dos Coreas

Corea, como nación, ha existido dentro del mismo espacio durante más de mil años, pero solo desde 1948 se ha dividido en dos estados, y la división es la consecuencia de una decisión de Estados Unidos tomada en pos de los objetivos geopolíticos de Estados Unidos. , sin la más mínima consideración por los deseos o aspiraciones de los coreanos, que no querían que su país estuviera dividido políticamente.

Si Estados Unidos no hubiera intervenido en Corea al final de la Segunda Guerra Mundial, los historiadores coinciden en que la nación habría salido de la guerra, y de sus años de colonización por los japoneses, con una política que favorecía al comunismo, o al mismo tiempo. al menos, favoreció una agenda de izquierda muy sólida, porque eso es lo que los coreanos, en su mayoría, querían.

Los coreanos eran, en su mayoría, campesinos, que eran explotados por una pequeña clase terrateniente. Y vivían en un país oprimido por los japoneses. Naturalmente, se inclinarían hacia la política comunista, ya que la política comunista apuntaba a superar la explotación en todos los niveles, incluidos los niveles de clase y nación.

Hoy hay dos estados en la península de Corea, la República de Corea, o Corea del Sur, la creación de los Estados Unidos, y la República Popular Democrática de Corea, o Corea del Norte, la creación de los coreanos, y el sucesor de la República Popular. de Corea, el estado que los coreanos proclamaron para sí mismos al final de la Segunda Guerra Mundial, antes de que Estados Unidos llegara a la península, y se negaron a reconocerlo.

Estos dos estados, uno de Corea de los Estados Unidos y el otro de Corea de Corea, afirman ser el único estado legítimo del país.

A Kim Il Sung, quien fue el primer líder de Corea del Norte, le preocupaba que la división de Corea en zonas de ocupación estadounidense y soviética, que se hizo al final de la Segunda Guerra Mundial para aceptar la rendición japonesa, condujera inevitablemente a la división de Corea en dos estados: uno de patriotas y otro de traidores.

Los patriotas, en opinión de Kim, serían los coreanos que lucharon contra la colonización japonesa de Corea y aspiraban a una Corea independiente. Los traidores serían los coreanos que colaboraron con los japoneses, quienes, según creía Kim (correctamente resulta), también colaborarían con los estadounidenses. Kim reconoció que Estados Unidos era una potencia imperialista que buscaría dominar a Corea, como lo había hecho Japón, y reclutaría colaboradores para ayudarla, también como lo había hecho Japón.

Codiciado por los grandes poderes

Los coreanos han tenido la gran desgracia de habitar un territorio que ha sido codiciado por estados poderosos o dominado por ellos. China (que limita con Corea), Rusia (que limita con Corea), Japón (que se encuentra cerca del Mar de Japón) y los Estados Unidos (que se considera una potencia de Asia y el Pacífico) tienen todos, en un momento u otro, trató de hacer de Corea, si no la suya, al menos servil.

Corea fue durante mucho tiempo un afluente de su vecina China.

Después de que Japón se modernizó y cayó bajo la compulsión de su economía capitalista de buscar mercados para sus productos industriales, fuentes de materias primas, oportunidades de inversión y territorio para asentar su población excedente, su mirada rapaz cayó sobre Corea. La guerra chino-japonesa se libró sobre la cuestión de quién controlaría el país: China o Japón. Los japoneses ganaron la guerra y por lo tanto ganaron Corea.

Rusia también estaba interesada en Corea. Japón y Rusia pelearon la Guerra Ruso-Japonesa por el control de Corea (y Manchuria), una guerra que los rusos perdieron, para gran consternación de Occidente, porque esta era la primera vez que una potencia occidental había sido derrotada por una del Este.

Finalmente, Estados Unidos luchó contra Japón por el control de todo el este de Asia, y cuando derrotó a Japón en 1945 con la ayuda de Gran Bretaña y la Unión Soviética, su intención era reemplazar a Japón como potencia hegemónica en la región. Su objetivo era hacer de todo el este de Asia una neocolonia estadounidense.

Colonia japonesa

Japón colonizó formalmente Corea en 1910 y siguió siendo la potencia colonial durante los siguientes treinta y cinco años.

Fueron años muy duros para los coreanos.

La cultura coreana fue prohibida. Todas las organizaciones políticas coreanas fueron disueltas. Se prohibieron los periódicos coreanos y las reuniones públicas. El sistema educativo se japonizó. Los coreanos se vieron obligados a hablar japonés, a adoptar nombres japoneses y a adorar en los santuarios sintoístas, a pesar de que el sintoísmo, la religión tradicional de Japón, era ajena a Corea.

Los coreanos fueron obligados a prestar servicio como trabajadores reclutados, enviados a todos los rincones del imperio para satisfacer los requisitos de la expansión económica y militar de Japón. Al final de la Segunda Guerra Mundial, un tercio de los trabajadores industriales en Japón eran coreanos.

Al mismo tiempo, Corea se transformó en un granero japonés. La agricultura se alejó de las necesidades coreanas hacia las japonesas. Los japoneses comieron más arroz coreano per cápita que los coreanos.

Corea, por tanto, se convirtió en un medio para los fines japoneses, un país que existía para servir a Japón, no a sí mismo.

Inspirado por la Unión Soviética y el Comunismo

Los coreanos se encontraron en una doble condición degradada. La mayoría eran campesinos, explotados por terratenientes. Y vivían en un país oprimido por una potencia extranjera. Un pueblo así no pudo evitar sentirse inspirado por una Unión Soviética que pedía el fin de la explotación del hombre por el hombre y el fin de la división del mundo en naciones opresoras y oprimidas.

Además, la Unión Soviética no solo estaba pidiendo el fin de estas condiciones degradadas, sino que estaba mostrando cómo podían superarse. Por ejemplo, los bolcheviques habían cedido tierras a los campesinos y habían puesto fin al gobierno de los terratenientes, algo que sin duda atraería a los campesinos coreanos que trabajaban bajo la opresión de los terratenientes coreanos. También repelieron con éxito a una docena de potencias capitalistas que intentaron poner a Rusia bajo su control a raíz de la Revolución Bolchevique.

Más tarde, la URSS salió victoriosa de la mayor guerra colonial jamás librada, la de la Alemania nazi contra la Unión Soviética, impulsada por el objetivo imperialista alemán de esclavizar a los pueblos de Europa del Este. Alemania dijo que su guerra por el lebensraum crearía su propio Oeste americano o sus propias Indias Orientales en Europa del Este. La victoria soviética al repeler el intento de colonización de Europa del Este fue una inspiración para las personas colonizadas en todas partes, incluidos los coreanos.

Es más, los comunistas estuvieron a la vanguardia de la lucha contra el colonialismo japonés. Kim Il Sung and Mao Tse Tung were major figures in the resistance.

Finally, the Soviet economy offered oppressed people a model of how to modernize and industrialize.

Washington’s Interest in Korea

The United States had the same interests in East Asia as Japan had—to exploit the region as a market, source of raw materials, and sphere for investment.

Koreans hated the United States because they saw the country quite correctly as another imperialist power, no different from Japan. Washington had blessed Japan’s colonization of Korea in return for Tokyo blessing the United States’ colonization of the Philippines.

Thus, in the view of Koreans, these two countries were robbers, seeking to divide up East Asia between themselves.

Kim Il Sung made fun of Syngman Rhee, the anti-communist Washington picked as the first president of South Korea, because Rhee had spent over four decades in the United States lobbying Washington to free Korea from Japanese rule. Kim said this was like asking a robber who waits outside your house to help you evict the robber already inside your house.

Koreans, with the exception of people like Rhee, had no illusions about what the United States was, namely, a predator, waiting outside their door to rob them once the Japanese were evicted.

The US-Orchestrated Political Division of Korea

The United States created the Republic of Korea in 1948, over the objection of most Koreans, who saw the American project of establishing a state in the US occupation zone as an attempt to create a permanent political division of their country. Few Koreans wanted this. What they wanted was a unified, independent, communist Korea.

But the only way Washington could prevent Korea from becoming a communist state, or at the very least, a country with a robust leftist agenda and preference for political independence, was to artificially implant an anti-communist Gestapo-like police state in the US occupation zone to crush the political aspirations of Koreans who favored a unified communist country.

As mentioned, to accept the Japanese surrender, the peninsula had been divided at the end of WWII into two occupation zones, an American one, and a Soviet one. By agreement, the occupations and division were to last no longer than five years. Before the end of this period, elections were to be held for a pan-Korean government and the occupying armies were to leave. (The Soviets departed at the end of 1948. The Americans stayed and have never left.)

It was clear to Washington, that the election would be won by anti-imperialist, pro-communist forces, who would oppose a continued US presence on the Korean peninsula. Washington, then, had a choice. Lose all of the peninsula or keep the half it controlled. It chose to keep the half it controlled. To retain its influence in Korea, the United States created a puppet state in its own occupation zone. And then it boldly claimed that the state it created was the sole legitimate state in Korea, representing all Koreans.

The only possible response to this attempt to preempt the creation of an independent, unified Korea, was for Koreans who held out the hope of a Korean Korea to create their own state, as the sole legitimate state in the country.

That was why the DPRK was founded. It was also how the division of Korea between an American Korea and a Korean Korea came about.

The Patriot

Bruce Cumings, the leading US historian of Korea, recounted in his book, Korea’s Place in the Sun: A Modern History, that when “the leading scholar of Korean communism, Dae-sook Suh, was finally allowed to explain the real story to a large audience of young people in Seoul in 1989, upon hearing that Kim Il-sung was in fact a hero of the resistance, they all burst into applause.”

That, in short, is who Kim Il Sung was – a hero of the anti-Japanese resistance. Kim was so important as a guerilla leader that the Japanese established a special Kim unit to hunt him down, and they staffed it with Korean traitors who would later be recruited by the Americans to play leading roles in the South Korean military.

Kim spent 13 years in top positions in the armed struggle against the Japanese, and on the eve of his return to Korea after the Japanese surrender, the major Korean leaders of the resistance agreed that, owing to Kim’s reputation, his charisma, and his abilities, that he should become the principal political leader of a Korean Korea.

He wasn’t selected by the Soviets, but was chosen by his peers in the resistance. Indeed, the Soviets never fully trusted Kim, but within their occupation zone, they allowed Koreans to administer their own affairs independently, and to promote Kim as the leader of a Korean Korea.

The Korean War

There are many views of what the Korean War was, or is.

One view is that the Korean War began in the early 1930s when Kim Il Sung created his first guerilla unit, and began to fight Korean traitors who collaborated with the Japanese, traitors who would then form the core of the US-created Republic of Korea, while Kim and his colleagues formed the core of the DPRK. According to this view, the Korean War is a war between the traitors of the American Korea and their descendants and the patriots of the Korean Korea and their descendants, and that, so long as these two states independently exist, the war between patriots and traitors, between those who oppose imperialism and those who collaborate with it, between American Korea and Korean Korea, never ends.

Another view is that the Korean War began in 1945, when the United States arrived on the peninsula and went to war with the People’s Republic of Korea, and five years later, with its successor, the Democratic People’s Republic of Korea.

A third view is that the war began in 1948, when the United States created a permanent political division in the nation by setting up an American Korea in the form of an anti-communist, Gestapo-like police state, staffed at the highest level of its military with pro-Japanese traitors, over the objections of the majority of Koreans. This presented Koreans with no choice, if they were to have a Korea that met their preferences, but to go to war to liberate their country.

This view, as the preceding one, sees the Korean War as a war of the United States on Koreans, whereas the first view sees the Korean War as a civil war, between those who fought against imperialism and those who collaborated with it.

The conventional view of the war is that it began on June 25, 1950 when North Korean forces crossed the 38 th parallel, and immediately drove the South Korean army deep into the south. The United States soon after intervened, driving the North Korean forces out of the south, and deep into the north, up to the Yalu River, which divides Korea and China. At that point, China intervened, and China and North Korea drove US forces back across the 38 th parallel where the war bogged down for the next two years. The war ended in an armistice in 1953 and a peace treaty has never been signed.

What most Americans don’t know about the war is that there was no moral or legal basis for US intervention.

There was no moral basis because American Korea was unacceptable to most Koreans. Because the collaborator government had little popular support, its army immediately collapsed. North Korea would have quickly won the war, millions of lives would have been saved, Koreans would have achieved the communism they desired, and an independent, unified, Korea would have been born, had the United States not intervened.

Fundamentally, the war was a civil war between Korean Koreans and American Koreans, a quarrel over how to organize the social, political and economic life of the nation. At the heart of the quarrel was the question of equality. Are nations equal, or are some nations destined to lead others, and to have rights and privileges senior to others? Should exploitation be prohibited or welcomed? Should the country be integrated into the US Empire, or independent? And who should form the governing elite—collaborators with the Japanese Empire, or those who waged war against it? These questions were at the heart of the conflict.

Also, there was no legal basis for the US intervention, because there was no aggression across an international border. When North Korean troops crossed the 38 th parallel on June 25, 1950 they crossed an imaginary line drawn in 1945 by two US colonels to separate US and Soviet occupation armies. This was not an international border separating two countries. It was simply a dividing line that came to separate two Korean armies. Koreans cannot invade Korea. What’s more, North Korea’s military action against territory occupied by a foreign power and its Korean collaborators was not an invasion it was an attempt at liberation.

The War’s Aftermath

Open hostilities came to an end because the United States threatened a nuclear strike unless the North Koreans and their Chinese allies came to terms with Washington. Because the United States wielded a nuclear sword, it was able to drive a hard bargain, and the North Koreans and Chinese had little choice but to accept many US demands.

The United States left behind tens of thousands of troops and brought tactical nuclear weapons onto the peninsula which weren’t withdrawn until 1991. North Korea believes those weapons remain. At about the same time, the United States retargeted some of its strategic nuclear missiles away from the Soviet Union, which had dissolved at this point, to North Korea. Thus, for decades, the United States has cast a nuclear shadow over the Korean peninsula.

That’s a key point in any talks about denuclearizing the peninsula. To North Korea, denuclearization means that the nuclear shadow Washington casts over Korea must be lifted. To Washington, denuclearization means North Korea must abandon its nuclear weapons but that the US nuclear shadow can remain.

Thesis and Antithesis

From 1961 until 1979, South Korea was ruled by Park Chung-hee, a military dictator who had served in the Imperial Japanese Army, and who had hunted down Korean guerillas liked Kim Il Sung. During this period, Park served as the largely figurehead ruler of an American Korea and Kim Il-Sung ruled in Korean Korea—the traitor versus the patriot.

From 2013 to 2017 Park’s daughter was president of South Korea and Kim Jong Un, Kim Il Sung’s grandson, was leader of North Korea. As Bruce Cumings has pointed out, the conflict between traitors and patriots carried on in their descendants.

Park nurtured a capital-centered economy, in which South Koreans “had the right to work the longest hours in the industrial world at wages barely able to sustain one’s family,” as Cumings wrote. Kim preferred a people-centered economy, and had introduced an eight-hour work day and social security within months of coming to power.

Park was greatly hemmed in by the influence exercised behind the scenes by the US military commander, US ambassador, and CIA station chief—the decision-makers with ultimate authority in American Korea. Tens of thousands of US troops occupied the domain over which the southern leader’s state ruled. And his military reported, not to him, but to a US general. In the north, there were no foreign troops, and Kim preached a doctrine of self-reliance, which eschewed dependency on foreign powers.

In the south, the top political leader was a traitor to the Korean project of national liberation in the north, the top political leader was a patriot who had devoted his life to Korea’s liberation.

In the south, the state was part of an empire. In the north, the state rejected empire.

The state of the south was founded by a foreign hegemon. The state of the north was founded by guerrilla leaders who had fought against foreign hegemony.

US Propaganda

US propaganda paints a false picture, not only of the DPRK, but also of the Republic of Korea.

It doesn’t tell you that South Korea is not an organically created Korean state, but a state created by Washington to serve US aims: an American Korea.

It doesn’t tell you that for decades, until the 1990s, South Korea was ruled by a series of vicious anti-communist military dictators, who ran a Gestapo-like police state that locked up communists and leftists, for infractions as mild as having something good to say about the DPRK or reading Marx and Engels.

It doesn’t tell you that there was a massive guerilla war in the south from 1945 to 1950 against the United States and its South Korean puppet, and that American Korea built concentration camps to hold the tens of thousands of Koreans who opposed the US presence in their country.

It doesn’t tell you that the military of American Korea has always been under the command of US generals.

It doesn’t tell you that 300,000 troops of American Korea fought on the American side in Vietnam in return for injections of economic aid from the United States, making the American Korea a mercenary state, on top of a traitor state.

It doesn’t tell you that the South Korean military has been trained and equipped by the United States to kill communists. It killed communists in the south from 1945 to 1950, communists in the north from 1950 to 1953, and communists in Vietnam during the 1960s and 1970s. It is being trained by Americans today to kill the communists of a country Washington deems its enemy: China.

And it certainly doesn’t tell you that while Washington has done all it can to ensure that American Korea succeeds economically, it has also done all it can to immiserate Korean Korea.

North Korea’s manufacture of nuclear arms and ballistic missiles capable of striking US targets effectively forecloses the possibility of a US invasion of North Korea and a US nuclear strike. By using nuclear weapons to substantially enhance its means of self-defense, the DPRK is able to re-allocate resources from its military to its civilian economy, to mitigate the effects of the world’s longest and most comprehensive sanctions regime. No country has been the target of as long and comprehensive a campaign of economic warfare as the DPRK.

Concerning the prospects for a unified Korea, the key question is: Will it be a Korean Korea or an American Korea?

Washington’s favored unification scenario is one in which North Korea follows the East German path of annexation by its neighbor and absorption into the US empire. Since the early 1990s, US officials have expected this scenario to play out. Three decades later, their expectation has proved to be wide of the mark.

A Korean Korea, on the other hand, cannot be born unless the American Koreans evict US troops from the peninsula. Since the collaborators of the South Korean government evince no strong predilection for parting company with their American master—and since the possibility of North Korea unifying the peninsula by force is beyond the DPRK’s capabilities—the possibility of a unified Korean Korea is remote. But it’s the nature of anti-colonial struggles that they’re often long-term projects.

Kim Il Sung recognized that Korea’s fight for freedom might last hundreds of years. He wrote, “India won its independence from England after 200 years of colonial enslavement. The Philippines and Indonesia won their independence after 300 years. Algeria after 130 years. Sri Lanka after 150 years and Vietnam after nearly 100 years.”

It may take 200 years, maybe longer, for Korea to win its struggle, but one day all of Korea will be Korean.


President impeached

2016 October - President Park Geun-Hye is embroiled in a political crisis over revelations that she allowed a personal friend, with no government position, to meddle in affairs of state. She is later impeached.

2016 December - South Korea's military says its cyber command came under attack by North Korean hackers.

2017 May - The centre-left candidate Moon Jae-in is elected president in a landslide, and pledges to solve the North Korean crisis by diplomatic means.

2018 January - North and South Korea agree to march under the same flag at next month's Winter Olympics in South Korea in a thaw in relations.

2018 April - Kim Jong-un becomes first North Korean leader to enter the South when he meets President Moon Jae-in for talks at the Panmunjom border crossing. They agree to end hostile actions and work towards reducing nuclear arms on the peninsula.


Palabras en esta historia

peninsula norte. a piece of land surrounded by water on most sides and connected to a larger piece of land

atrocity - n. a very cruel or terrible act or action usually involving death

deliverv. to take something to a person or place to do what you say

elderly - n. older adults

negative – adj. showing refusal or denial

commit – v. to carry out to promise

reconciliation - n. the act of causing two people or groups to become friendly again after an argument or disagreement


Ver el vídeo: Τα TOP 10 πιο ΠΑΡΆΞΕΝΑ που συμβαίνουν μόνο στην Βόρεια Κορέα. BEST10 GR (Agosto 2022).