Interesante

Complejo del castillo de Himeji

Complejo del castillo de Himeji


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


AD Classics: Castillo de Himeji / Ikeda Terumasa

Con sus relucientes paredes blancas y sus elegantes techos en terrazas, es fácil olvidar que el castillo de Himeji fue construido como una fortaleza. De pie sobre dos colinas en la ciudad de Himeji, la antigua fortaleza, también conocida como Himeji-jo, es el mayor ejemplo sobreviviente de la arquitectura de castillos japoneses de los primeros años del Shogunato, que gobernó la nación isleña desde finales del siglo XVI hasta el siglo XIX. Aunque nunca se probó en batalla, las elaboradas medidas defensivas del castillo representan el mejor diseño estratégico producido en el período. Si bien estas medidas han quedado obsoletas desde entonces, no se puede decir lo mismo de la estética impecable y elevada del castillo, que le valió el apodo Shirasagi-jo - "Castillo de la Garza Blanca".

Desde las torres del Hommaru, se puede ver la Puerta Hishi y, más allá, los árboles y el césped del Nishi-no-Maru. Imagen cortesía del usuario de Wikimedia Oren Rozen (con licencia CC BY-SA 4.0)

Gran parte de la historia japonesa vaciló entre períodos de gobierno imperial unificado y fraccional. Durante el siglo XVI, la daimyo Oda Nobunaga comenzó a conquistar y consolidar los dispares shogunes del archipiélago en un solo estado, un proceso continuado por su sucesor, Toyotomo Hideyoshi. Hideyoshi era tan astuto como táctico Nobunaga, y en 1590, todo Japón estaba unido bajo su autoridad nominal; sin embargo, sin una estructura política suficiente para dominar verdaderamente las islas, muchas regiones fueron confiadas al control directo de los locales. daimyo.[1]

Este mapa de la Colección Laboratorio del Castillo de la Ciudad de Himeji muestra las líneas de defensa concéntricas que rodean el Castillo de Himeji. Imagen cortesía del usuario de Wikimedia ブ レ イ ズ マ ン (dominio público)

Bajo los reinados de Nobunaga y Hideyoshi, Japón entró en su período Azuchi-Momoyama, llamado así por dos castillos construidos respectivamente por los dos líderes. Era una época de pinturas murales suntuosamente doradas, biombos elaborados y el auge de la ceremonia del té japonesa. La expansión de los castillos por el archipiélago japonés entre 1580 y 1630 sigue siendo uno de los vestigios más destacados de esta época cultural, y muchas de las ciudades que se formaron a su alrededor se convirtieron en capitales de provincia. Cuando Hideyoshi murió en 1598, el gobierno de Japón no pasó a su hijo, sino a su rival. daimyo Tokugawa Ieyasu, quien posteriormente nombró a su cuñado Ikeda Terumasa como gobernador de las provincias occidentales. Fue en 1609, en el apogeo del período Azuchi-Momoyama, cuando Terumasa eligió a Himeji como su sede del poder y se dedicó a crear un castillo digno del nuevo estatus de la ciudad. [2,3]

La primera iteración del castillo de Himeji fue construida en 1346 por Akamatsu Sadanori, quien buscó un bastión contra otros daimyo durante un período anterior de inestabilidad política. Más tarde, Oda Nobunaga le dio la fortaleza a Hideyoshi en la década de 1570, sobre la cual se expandió y se transformó en un castillo adecuado. Sin embargo, esto no fue suficiente para Terumasa, quien modeló sus renovaciones según el castillo de Nobunaga en Azuchi. La grandiosidad de su visión fue igualada por el gran esfuerzo necesario para hacerla realidad: más de 2.500.000 días-hombre de trabajo se destinaron a la construcción del nuevo Castillo Himeji de Terumasa. [4]

Una imagen de época muestra el trabajo necesario para construir el nuevo y grandioso castillo de Himeji de Ikeda Terumasa. Imagen cortesía del usuario de Wikimedia ブ レ イ ズ マ ン (dominio público)

El complejo construido por Terumasa entre 1601 y 1609 se extendía mucho más allá del torreón central (torre fortificada): al igual que muchos castillos europeos, Himeji se encontraba dentro de una serie de fosos y complejos concéntricos, algunos de los cuales rodeaban y protegían partes de la ciudad más allá del castillo. . Pasaje del recinto exterior, el Sannomaru, al interior Ninnomaru El compuesto se logra a través de la Puerta Hishi, el único portal en la pared exterior. A pesar de su cerramiento, el Ninnomaru es elegante y espacioso, con una gran piscina rectangular conocida como Sangoku Moat y un amplio y verde espacio de jardín llamado Nishi-no-Maru ("West Bailey"), desde donde se tiene una excelente vista de la torre principal del castillo. [5.6]

Un modelo en corte de la torre del homenaje principal revela no solo el par de columnas estructurales que recorren toda la altura del edificio, sino también la red de viviendas y galerías defensivas que conforman la torre. Imagen cortesía del usuario de Wikimedia Corpse Reviver (con licencia CC BY-SA 3.0)

Aislada detrás de otra pared más alta, el complejo más interno: el Hommaru—Se hace casi inaccesible por caminos estrechos y tortuosos que conducen a un segundo conjunto de puertas. Dentro de Hommaru de pie el torreón central, el Daitenshu, flanqueada por tres torres más pequeñas. [7] Mientras que la torre del homenaje original de Hideyoshi tenía tres pisos de altura, la de Terumasa se levantó cinco pisos, albergando seis pisos y un sótano. El pesado sótano de piedra proporcionaba almacenamiento para alimentos y armamento, y también protegía un pozo, los pisos superiores comprendían espacios habitables y miradores desde los cuales los defensores podían disparar flechas a través de las ventanas con rendijas estrechas que ayudaban a protegerlos de sus atacantes. Un par de columnas de madera se elevan desde los cimientos hasta el techo, proporcionando un soporte estructural adicional a toda la torre. [8,9]

El castillo de Himeji es conocido tanto por su belleza como por su ingenio defensivo, y es apropiado que muchas características destinadas a mejorar este último también sean responsables del primero. (Esto no quiere decir que su atractivo fuera un afortunado accidente dado que castillos como Himeji-jo eran muy visibles desde el tejido urbano circundante, Terumasa y otros daimyo no escatimaron gastos en adornar sus casas fortaleza con la mejor artesanía y ornamentación.) [10] El sinuoso camino a través de la Ninnomaru, aunque pintoresco con sus cerezos y vistas cambiantes, estaba destinado a confundir y ralentizar a los invasores. Pequeñas aberturas en las paredes que bordean el camino permitirían a los defensores bombardear a sus enemigos con cualquier cosa, desde agua hirviendo hasta proyectiles mortales. Las puertas, incluida la fastuosa Puerta Hishi, se construyeron con aberturas estrechas para impedir el paso de grandes grupos. [11] Incluso las inmaculadas paredes blancas eran una medida defensiva: revestir la estructura de madera con yeso ayudó a proteger el edificio y sus ocupantes contra el fuego, al igual que las tejas de cerámica. Con esta combinación de circulación táctica y materiales defensivos, el Castillo de Himeji no solo era un palacio elegante, era una fortaleza casi inexpugnable. [12]

Aunque la elección de techos de cerámica fue una forma práctica de defensa contra el fuego, también permitió que el sello del daimyo fuera estampado en el extremo de cada teja. Imagen cortesía del usuario de Wikimedia Corpse Reviver (con licencia CC BY-SA 3.0)

Aunque el castillo de Himeji fue quizás el punto culminante del diseño de castillos japoneses, nunca fue para ver batallas o conflictos. El establecimiento del Shogunato Tokugawa precipitó un largo período de relativa paz dentro de Japón, obviando la necesidad de una fortaleza para defenderse de otros daimyo. [13] El edicto del shogun de 1615 de que solo debería haber un castillo por provincia resultó en la destrucción de muchos edificios similares en todo Japón El castillo de Himeji siguió siendo uno de los aproximadamente 170 que sobrevivieron y, al igual que sus homólogos en otras provincias, sirvió como y centro comercial de la región. [14] El castillo floreció en este papel durante tres siglos, hasta el final del Shogunato y el surgimiento de un nuevo gobierno nacional en 1868. Como nunca ha sido atacado, el Castillo de Himeji permanece en gran parte como lo hizo cuando se completó en 1609, aunque un incendio destruyó el daimyoViviendas en 1882, los esfuerzos de conservación posteriores desde 1934 han restaurado meticulosamente lo que queda del complejo. [15] Relativamente virgen por el tiempo, el blanco brillante Himeji-jo sigue dominando las colinas de la provincia de Kansai, un recordatorio del tumultuoso pasado de Japón.

[1] "Japón - Japón moderno temprano (1550-1850)". Encyclopædia Britannica Online. [acceso].
[2] "Japón - Japón moderno temprano (1550-1850)".
[3] Cowan, Henry J. y Trevor Howells. Una guía de los edificios más grandes del mundo: obras maestras de la arquitectura y la ingeniería. San Francisco, 2000: Fog City Press. p73.
[4] McNiff, Gregory. "Historia." Universidad de Colombia. Consultado el 19 de abril de 2017. [acceso].
[5] "Castillo de Himeji, Himeji, Japón". Arquitectura histórica asiática: un estudio fotográfico. Consultado el 21 de abril de 2017. [acceso].
[6] "Tesoro Nacional, Patrimonio de la Humanidad, Castillo de Himeji". Ciudad de Himeji. Consultado el 21 de abril de 2017. [acceso]
[7] "Castillo de Himeji, Himeji, Japón".
[8] Wilkinson, Philip. Grandes Edificios. Nueva York: DK Publishing, 2012. p128-130.
[9] Cowan y Howells, p73.
[10] "Castillo de Himeji, Himeji, Japón".
[11] McNiff, Gregory. "Diseño militar". Universidad de Colombia. Consultado el 19 de abril de 2017. [acceso].
[12] Wilkinson, p128-130.
[13] "Castillo de Himeji, Himeji, Japón".
[14] Mitchelhill, Jennifer y David Green. Castillos del samurái: poder y belleza. Nueva York: Kodansha USA, 2013. p67.
[15] "Himeji-jo." Centro del Patrimonio Mundial de la UNESCO. Consultado el 18 de abril de 2017. [acceso].


Cómo llegar allá

El castillo de Himeji está a un kilómetro por la calle Otemae-dori desde la salida norte de la estación de Himeji. Se puede llegar al castillo en un paseo de 15 a 20 minutos o en un viaje en autobús de cinco minutos desde la estación.

600 años de historia

El castillo de Himeji se remonta a más de 600 años. Elegido como un punto de defensa estratégico al oeste de Kioto, el primer conjunto de fortificaciones se construyó en algún momento del siglo XV. El actual complejo del castillo se completó en 1609 bajo la supervisión del daimyo Lord Ikeda Terumasa y está formado por más de 80 edificios conectados por una serie de caminos sinuosos en forma de laberinto.

Libre para entrar hasta cierto punto

La puerta de Otemon es la puerta principal del castillo de Himeji y permite el acceso a la parte del castillo sin entrada: el patio exterior terciario conocido como San-no-maru. Esta parte del castillo tiene un amplio césped con varios cerezos y es popular en primavera para los picnics de los cerezos en flor.

El torreón principal

A través de la Puerta Hishi se encuentra la parte pagada del castillo. Después de comprar un boleto (1000 yenes) en la taquilla cerca de la puerta, los visitantes pueden ingresar a las estrechas callejuelas del castillo interior y caminar hasta la torre principal de seis pisos.

Es posible subir el torreón hasta el último piso. Los pisos se vuelven progresivamente más pequeños a medida que asciende y están escasamente amueblados, aparte de algunos letreros que explican las características arquitectónicas y defensivas más importantes del castillo.

En el piso superior del castillo hay un pequeño santuario y miradores que permiten a los visitantes ver el castillo de Himeji y hacia el exterior de la ciudad. En japonés, el estilo de castillo se conoce como "un castillo en una colina que mira hacia una llanura".

Dentro del área de pago del castillo, también es posible visitar el patio de armas del oeste, el Nishi-no-maru, que tiene excelentes vistas del torreón principal.

Flores de cerezo

Más de 1.000 cerezos se pueden encontrar en los terrenos del castillo. Las flores se pueden ver gratis en los terrenos exteriores, pero se requiere una tarifa si desea ver las flores en los terrenos interiores del castillo.


La Garza Blanca DEL CASTILLO DE Himeji

El sobrenombre & quot; Garza Blanca & quot; proviene no solo de los elementos decorativos del castillo, con elegantes y curvos aleros, sino principalmente de sus muros cubiertos de mampostería blanca.

Al igual que los otros castillos de su época, Himeji estaba hecho de madera, pero el acabado de mampostería, además de darle un aspecto blanco, aumentó el grosor de los muros y modernizó el castillo haciéndolo resistente a los ataques con armas de fuego.

Cuando comenzó el uso de armas de fuego en las batallas en 1549, los edificios anteriores tuvieron que ser modernizados. Se estima que había 5.000 pequeños castillos en Japón en el siglo XIV, pero todos ellos usaban solo las vallas y el foso como medio de defensa, que se volvió vulnerable con la aparición de armas de fuego.

Alrededor del propio castillo, una red de caminos llenos de escalones, amurallados y tortuosos y con varias puertas y torres, forman un largo laberinto donde aún hoy los visitantes se pierden. Finalmente, toda el área está rodeada por un muro y un foso externo, con un solo paso para entrar o salir del complejo.


Castillo de Himeji

Castillo de Himeji (姫 路 城) es un castillo japonés que se encuentra en Himeji en la prefectura de Hyōgo. Incluye 83 edificios de madera. A veces se le conoce como Hakurojo o Shirasagijō ("White Heron Castle") debido a su exterior blanco brillante.

Es un tesoro cultural nacional japonés. Es un sitio del patrimonio mundial de la UNESCO. [1]

Junto con el Castillo de Matsumoto y el Castillo de Kumamoto, es uno de los "Tres Castillos Famosos" de Japón, y es el castillo más visitado de Japón.

En el castillo se han filmado varias películas, como la de Akira Kurosawa. Kagemusha y Corrió El último samurai protagonizada por Tom Cruise y el Shogun 1980 Miniserie de TV / película protagonizada por Richard Chamberlain.

En 2009, el castillo de Himeiji fue reconocido como uno de los 100 paisajes de Japón que mejor muestran el Japón contemporáneo y su cultura en el período Heisei. [2]


Castillo de Himeji & # 8211 entre mito e historia

En la cima de una colina en la ciudad de Himeji en Japón, se encuentra un castillo que se asemeja a un pájaro blanco extendiendo sus alas. Según historiadores y arquitectos por igual, este castillo es un poderoso ejemplo de arquitectura japonesa. Conocido por la población japonesa como Hakuro-jō, el castillo de la garceta blanca, este complejo consta de 83 edificios estratégicamente ubicados para maximizar la defensa.

Castillo de Himeji / Autor: Martin Falbisoner CC BY-SA 4.0

Fue en 1333 cuando el samurái japonés Akamatsu Norimura decidió construir un castillo y que la colina de Himeyama sería el lugar perfecto para ello. Cuatro años antes de la muerte de este gobernante de la provincia de Harima en 1346, el castillo fue demolido por completo por su hijo con el objetivo de construir un nuevo y mejor castillo en el mismo lugar.

El interior de la torre principal / Autor: alisdair CC BY 2.0

Y así llegó el castillo de Himeyama. Casi 200 años después, en 1545, el castillo fue remodelado una vez más por el gobernante feudal Kuroda Shigetaka y una vez terminado en 1561 se convirtió en el Castillo de Himeji. Unos veinte años después, el castillo perteneció a Toyotomi Hideyoshi, un guerrero y samurái que, no hace falta decirlo, siguió el patrón ya familiar y remodeló el castillo.

Agujeros defensivos creativos / Autor: Takobou CC BY-SA 3.0

Fue Hideyoshi quien agregó el "Tenshu", una torre alta dentro del castillo. Más tarde, en 1600, el castillo fue entregado como regalo a Ikeda Terumasa por ayudar a Tokugawa Leyasu durante la Batalla de Sekigahara. Y una vez más siguió un período de demolición y reconstrucción de algunas partes del castillo. Siguiendo sus órdenes, el castillo fue ampliado, dándole la forma y la forma que encontramos hoy.

Parte del interior del patio / Autor: Corpse Reviver CC BY 3.0

Siguiendo la opinión de algunos eruditos, se necesitaron alrededor de 2,5 millones de horas hombre para ampliar el castillo. Ikeda Terumasa falleció en 1613, dejando la magnífica pieza arquitectónica a su hijo, quien lamentablemente falleció poco después. Honda Tadamasa heredó el castillo de Himeji en 1617. Dejó una huella en este castillo al agregar una serie de nuevas estructuras, entre las que se encuentra la torre que había construido específicamente para la princesa Sen.

Castillo de Himeji / Autor: Bernard Gagnon CC BY-SA 3.0

De 1868 a 1912 siguió lo que se conoció como el Período Meiji, una época en la que un gran número de castillos se redujeron a precarias conchas. Alrededor de este período, el castillo de Himeji quedó abandonado y se quedó solo en un silencio inquietante. Incluso la amenaza de ser demolido se cernía sobre su vestigio que provocaba la soledad. Pero fue un coronel del ejército llamado Nakamura Shigeto quien actuó enérgicamente y evitó que ocurrieran más daños.

El castillo de noche / Autor: Corpse Reviver

Pasaron los años y este castillo en 1871 fue subastado. El hombre que tuvo el placer de comprar el gran edificio lo hizo por solo 23 yenes japoneses, no más de $ 2,300 por inflación ajustada para 2017. Y de la sartén y al fuego, como dirían, por la idea de este nuevo propietario y El habitante de Himeji era lo mismo: demoler el castillo de Himeji.

Castillo de Himeji / Autor: Niko Kitsakis CC BY-SA 4.0

Pero hacer una estimación aproximada del costo demostró que sería demasiado caro y, por lo tanto, el castillo sobrevivió. Pero la parte amarga de la historia del castillo de Himeji estaba lejos de terminar. Lo que siguió a continuación fue la Segunda Guerra Mundial y justo al final de ella, la ciudad de Himeji sufrió un bombardeo abrumador. Casi todo se redujo a un naufragio, pero no el castillo de Himeji, ya que permaneció intacto. Fue en 1956 cuando se inició el primer gran proyecto de restauración.

La tumba de la princesa Sen / Autor: 663highland CC BY 2.5

Y una vez más, este castillo sintió el feroz final de la realidad porque un terremoto destruyó la mayor parte de la ciudad de Himeji. El castillo permaneció una vez más intacto como si nada pudiera demolerlo, lo que solo prueba la calidad de su construcción. Teniendo en cuenta su larga historia, no es de extrañar que este castillo sea parte de una serie de leyendas y mitos. Uno, por ejemplo, es sobre el pozo de Okiku.

El pozo de Okiku / Autor: KENPEI CC BY-SA 3.0

La historia cuenta que una sirvienta llamada Okiku fue asesinada después de ser acusada de romper una serie de valiosos platos y otros tesoros y luego su cadáver fue arrojado a un pozo que hoy lleva su nombre. El castillo de Himeji hoy en día es un famoso destino turístico y sirve para inspirar a cualquiera que se acerque a ella. Se ha utilizado como lugar de rodaje de varias películas, incluida James Bond. Solo vives dos veces.


La historia se agita en la noche

El Papa Gregorio IX nació como Ugolino di Conti en 1145. Increíblemente, tenía más de 80 años cuando se convirtió en Papa. Pero eso no es lo extraño de su historia. Nuestra rareza aquí se trata de una declaración que hizo como Papa. Esta no sería su declaración sobre la supremacía papal o esa pequeña cosa que puso en movimiento llamada las Cruzadas o esa otra pequeña cosa, ya sabes, la Inquisición. No, esto tiene que ver con su orden que pedía la matanza al por mayor de gatos en Europa. Escribió el Vox en Rama y este declaró que los gatos eran el instrumento de Satanás y por lo tanto fueron condenados. Esto llevó a un decreto de Gregory que puso un objetivo en la cabeza de todos los gatos, especialmente los negros. Ahora, como si esto no fuera lo suficientemente loco, tenga en cuenta que la plaga estaba en la escena. Y muchos creen que la plaga fue transmitida por ratas. ¿Y qué mata a las ratas? ¡Gatos! Ahora imagina que tienes un Papa declarando que todos deben ser asesinados. Así que el Papa provoca una reducción masiva de esos gatos malvados mientras se permite que el mal de la plaga elimine a la población humana y aparentemente la gente de esa época estaba de acuerdo con eso y eso, ¡ciertamente es extraño!

Este mes en la historia: los mártires de Tolpuddle desterrados a Australia

En el mes de marzo, el 18 de 1834, los Mártires de Tolpuddle fueron desterrados a Australia. Tolpuddle era un pequeño pueblo al este de Dorchester, Inglaterra, donde seis trabajadores agrícolas ingleses formaron la Friendly Society of Agricultural Laborers. El líder del grupo era George Loveless y bajo su mando el sindicato creció rápidamente en la zona. Los trabajadores habían querido formar el sindicato después de varios años de reducciones en sus salarios agrícolas. El grupo declaró que no trabajarían por menos de 10 chelines a la semana. Anteriormente había habido mucho malestar por las actividades sindicales y el gobierno británico temía que este grupo desencadenara el mismo malestar. Instaron a las autoridades locales a arrestar a Loveless y lo hicieron, junto con otros cinco hombres. El cargo fue que los hombres habían hecho un juramento ilegal y se citó una ley obsoleta para respaldar los cargos. Los hombres fueron declarados culpables y condenados a siete años de destierro a la colonia penal de Australia y Nueva Gales del Sur. El gobierno británico estaba menos que satisfecho con la reacción pública. Los seis hombres se convirtieron en héroes y la continua agitación del público consiguió que se perdonara la sentencia. El movimiento popular en torno a la controversia de Tolpuddle se considera generalmente como el comienzo del sindicalismo en Gran Bretaña.

Castillo de Himeji (Sugerido por la oyente Jenni Watt)

El país de Japón no suele pasar por la mente cuando se mencionan los castillos. Pero Japón tiene castillos y el Castillo de Himeji es el castillo más grande de Japón. La magnífica estructura se encuentra en la cima de Himeyama, que es un punto a 150 pies sobre el nivel del mar. El castillo está compuesto por 83 edificios y se le conoce como White Heron Castle por su color, que es de un blanco brillante y los techos curvos se asemejan a un pájaro en vuelo. Hoy en día, el castillo es el castillo más visitado de Japón y es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. El sitio también se considera uno de los lugares más encantados de Japón con historias del pozo de Okiku, la piedra de la vieja viuda y la muerte de Sakurai Genbei. Únase a nosotros mientras exploramos la historia, leyendas y apariciones del castillo de Himeji.

La ciudad de Himeji en Japón se ha convertido en el centro de atención a lo largo de los años. La ciudad se estableció en 1889, pero incluso antes de convertirse oficialmente en ciudad, Himeji ha sido el centro de la provincia de Harima, que hoy es la prefectura de Hyogo, desde el período Nara, que abarca los años 710 a 794 d.C. El gran terremoto de Kantō golpeó en 1923 y en ese momento el gobierno japonés comenzó a considerar si Himeji sería una capital mejor y más segura que Tokio. Durante la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos apuntó a Himeji porque servía como una importante terminal ferroviaria y también tenía dos grandes zonas militares. El ataque sería devastador para la ciudad y ocurrió el 3 de julio de 1945. Poco después de las cuatro de la tarde, 107 aviones se elevaron sobre Himeji y lanzaron 767 toneladas de bombas incendiarias. La redada destruyó el 63,3% de la ciudad. Pero una estructura permaneció intacta y ese fue el Castillo de Himeji.

El sitio donde ahora se encuentra el Castillo de Himeji fue ocupado originalmente por un fuerte que fue construido en 1333 por Akamatsu Norimura. La ubicación le dio una ventaja militar debido a la alta colina. Varios años más tarde, se amplió para incluir viviendas. En 1346, el hijo de Norimura, Sadanori, demolió el fuerte y construyó el castillo de Himeyama en su lugar, que recibió su nombre de la colina sobre la que se asienta. En 1545, el clan Kuroda estaba estacionado aquí por orden del clan Kodera, y en ese momento el castillo fue remodelado y rebautizado como Castillo Himeji. La construcción se terminó en 1561. En 1581, se había agregado un castillo de tres pisos. En 1600, Tokugawa Ieyasu otorgó el castillo a Ikeda Terumasa por su ayuda en la Batalla de Sekigahara. Sería Ikeda quien reconstruiría completamente el castillo entre 1601 y 1609. Esto convirtió al castillo en un gran complejo. Más tarde, Honda Tadamasa añadió varios edificios al complejo del castillo entre 1617 y 1618. Uno de ellos incluye una torre especial para su nuera, la princesa Sen.

El castillo fue construido para la defensa y fortificado con muros altos y gruesos, fosos y agujeros para lanzar flechas y arrojar piedras. Hay 83 edificios y 74 de ellos han sido reservados como Bienes Culturales Importantes. Estos activos incluyen elementos más pequeños como puertas y se mueven hasta torretas, pasillos e incluso muros de tierra. Algunas de estas paredes alcanzan los 85 pies de altura. El complejo del castillo se extiende a lo largo de 2.6 millas en pies cuadrados y cubre más de 576 acres. Eso es 50 veces el tamaño del Tokyo Dome. Como la mayoría de los castillos, hay una torre del homenaje central y se encuentra a 302 pies sobre el nivel del mar con seis pisos y un sótano que se usaba para baños, que es algo que generalmente no se encuentra en un castillo. Hay dos pilares que forman parte del torreón y fueron realizados en madera, uno de abeto y otro de ciprés. El primer piso está lleno de estantes de armas y una vez hubo 90 lanzas y 280 pistolas almacenadas aquí. Este piso también tiene 330 tapetes de tatami, lo que lleva al sobrenombre de "sala de mil tapetes". Estas esteras se utilizaron como un tipo de suelo, hechas de un núcleo de paja de arroz y cubiertas con una paja de junco suave tejida.

Las plataformas de lanzamiento de piedras se pueden encontrar en el tercer y cuarto piso. El quinto piso tiene lo que se llama "escondites de guerreros". Se trata de pequeñas habitaciones cerradas de las que los defensores podrían salir de su escondite y golpear a su enemigo con el elemento sorpresa. En el período Meiji, que data de 1868 a 1912, muchos castillos japoneses fueron destruidos, pero el castillo de Himeji sobrevivió. Finalmente fue abandonado en 1871. Más tarde se programó la demolición del castillo, pero un coronel del ejército llamado Nakamura Shigeto hizo el esfuerzo de salvarlo. Un monumento de piedra en su honor se colocó en el complejo del castillo dentro de la primera puerta, la Puerta Hishi. El castillo fue subastado y comprado por un residente de Himeji por 23 yenes japoneses (unos 200.000 yenes o 2.258 dólares estadounidenses en la actualidad). Este comprador también quería demoler el complejo del castillo, para poder desarrollar la tierra, pero se estimó que el costo de destruir el castillo era demasiado alto, por lo que el castillo se salvó una vez más.

El castillo de Himeji ha logrado sobrevivir intacto durante 400 años y esto fue a través de los bombardeos que azotaron la ciudad durante la Segunda Guerra Mundial y el gran terremoto de Hanshin de 1995. Casi todo se había quemado hasta los cimientos alrededor del castillo y, sin embargo, permaneció. Esto ha hecho que muchos japoneses crean que el castillo está divinamente protegido. En 1992 se añadió un jardín japonés para conmemorar el centenario de la ciudad de Himeji. Hace unos años, se hicieron extensas renovaciones, que incluyeron restaurar el sucio techo gris a su brillante color blanco. El castillo reabrió al público el 27 de marzo de 2015. El castillo es como un laberinto gigante e incluso hoy en día, algunos turistas todavía se encuentran perdidos entre sus muros. ¿Podría ser por eso que algunos espíritus todavía parecen estar atrapados aquí?

Como hemos comentado al hablar de Japón en otros episodios, las historias y creencias en torno a los fantasmas en la cultura japonesa adoptan muchas formas. En Estados Unidos, a menudo creemos que las personas que se suicidan o fueron asesinadas tienen más probabilidades de tener sus espíritus rondando un lugar determinado. En Japón, este tipo de espíritus se llama Yuurei. Se cree que estos fantasmas están atrapados porque no tuvieron tiempo de hacer las paces. Muchos Yuurei son espíritus con energía femenina que buscan venganza, ya sea porque fueron asesinados o se suicidaron precipitadamente (los guerreros derrotados en Japón a menudo se vieron obligados a suicidarse). La mayoría de las apariciones de yuurei son de espíritus femeninos agraviados: el tema común a todas las apariciones de yuurei es la venganza. Una de esas historias en el castillo afirma que una mujer que fue profundamente agraviada en la vida fue retenida en una especie de esclavitud por la traición que la había matado, por lo que estuvo encantada en un lugar durante más de 400 años. Esta es la historia de Okiku's Well.

La historia se remonta al siglo XVII. Hay un pozo cerca del Hara-kiri Maru, o Puerta del Suicidio, que se encuentra al pie de la torre conocida como Donjon. Este pozo tenía un propósito muy ominoso como su nombre indica. Los soldados deshonrados se destriparían y se desangrarían junto al pozo. El pozo se usó para lavar la sangre de los suicidas. El pozo es más conocido hoy como pozo de Okiku. Okiku era una hermosa joven que trabajaba en el castillo y rápidamente se convirtió en la sirvienta favorita del señor. Ella se dedicó a él y estaba secretamente enamorada de él. Un día, mientras Okiku estaba trabajando, escuchó al jefe de servicio hablando con otro hombre sobre un complot para derrocar a su señor. Corrió hacia su señor y se lo contó. Le salvó la vida y el principal criado juró venganza. Parte del trabajo de Okiku era cuidar 10 platos que al señor le gustaban mucho y se los confiaba. El criado principal había robado uno cuando huyó y muchos pensaron que Okiku se había llevado el plato. De hecho, fue juzgada por el crimen y declarada culpable. Su castigo iba a ser repartido por el principal criado y el señor le dio permiso para torturarla. El criado cometió actos horribles con ella, incluso sexuales y luego su cadáver fue arrojado al pozo.

Pero ese no fue el final de Okiku. El primero en experimentar su fantasma fue el propio señor. Se despertaba y escuchaba su voz. Primero, sonaba como si estuviera contando platos y luego la voz estallaba en gritos espeluznantes. Empezó a volver loco al señor. Muchas otras personas a lo largo de los años afirman escuchar esos gritos aterradores en las primeras horas de la mañana, generalmente entre las 2 y las 3 de la madrugada. Los aullidos son casi indescriptibles y todos los que los escuchan se asustan. Esta historia de la obsesión de Okiku es tan conocida que se ha convertido en parte de la cultura y se la conoce como el Kaidan de Banshu Sarayashiki y ha sido tema de muchas películas y libros.

La leyenda de la "Piedra de la Viuda Vieja" se remonta a la época en que Toyotomi Hideyoshi era un señor feudal en Japón. Esto fue durante el siglo XVI. Se había quedado sin piedras cuando construyó el castillo original de tres pisos. Una anciana escuchó que había escuchado sobre este tema sin suficientes piedras y ella le dio su piedra de molino de mano. Esto era precioso para ella y lo necesitaba para su oficio. debido a su sacrificio, otras personas se sintieron inspiradas a ofrecer sus piedras a Hideyoshi y esto aceleró la construcción del castillo. Esta leyenda afirma que todos pueden ver la Piedra de la Viuda Vieja hoy porque la piedra está cubierta con una red de alambre en el medio de uno de los muros de piedra en el complejo del castillo. Y hablando de Toyotomi Hideyoshi, se dice que su espíritu acecha al castillo de Himeji. Se dice que su espíritu fue sometido por Miyamoto Musashi, que es un samurái fantasma que lleva dos espadas. El trabajo oficial del Samurái era proteger el santuario de Osakabe. Fue uno de los más grandes samuráis en caminar por las costas de Japón. También derrotó al espíritu de la princesa Osakabe, cuyo espíritu perseguía el castillo de Himeji en el siglo XVII.

La muerte de Genbei Sakurai

También se asocia una historia folclórica con Genbei Sakurai, quien fue el maestro carpintero de Ikeda Terumasa en la construcción del torreón del castillo. Según la leyenda, Sakurai no estaba satisfecho con su trabajo en el torreón porque sigue inclinándose hacia el sureste. Se deprimió tanto cuando no pudo conseguir que el torreón se viera bien, que subió a la cima del torreón y saltó a la muerte con un cincel en la boca. Algunos dicen que todavía deambula por el recinto, mordiendo su cincel.

Japón es un país lleno de leyendas. El castillo de Himeji es un testimonio del fuerte pasado del país y representa su prometedor futuro. ¿Hay espíritus inquietos deambulando por el laberinto de pasillos que se encuentran dentro? ¿Está embrujado el castillo de Himeji? ¡Eso es para que tú decidas!


Datos interesantes sobre el castillo de Himeji

Castillo de Himeji es un complejo de castillos japoneses en la cima de una colina ubicado en la ciudad de Himeji, Hyōgo, Japón.

Es el mejor ejemplo que se conserva de la arquitectura de un castillo japonés de principios del siglo XVII., compuesto por 83 edificios con sistemas de defensa altamente desarrollados e ingeniosos dispositivos de protección que datan del comienzo del período Shogun.

El castillo de Himeji es una obra maestra de la construcción en madera, que combina la función con el atractivo estético, tanto en su apariencia elegante unificada por las paredes de barro blanco enlucidas como en la sutileza de las relaciones entre las masas del edificio y las múltiples capas del techo.

El castillo también se conoce como Hakuro-jō ("Castillo de Garceta Blanca") o Shirasagi-jō (“White Heron Castle”) because of its brilliant white exterior and supposed resemblance to a bird taking flight.

Its origins date to 1333, when Akamatsu Norimura built a fort on top of Himeyama hill.

The fort was dismantled and rebuilt as Himeyama Castle in 1346, and then remodeled into Himeji Castle two centuries later.

Himeji Castle was then significantly remodeled in 1581 by Toyotomi Hideyoshi, who added a three-story castle keep.

In 1600, Tokugawa Ieyasu awarded the castle to his son-in-law, Ikeda Terumasa for his help in the Battle of Sekigahara. Ikeda completely rebuilt the castle from 1601 to 1609, expanding it into a large castle complex.

Several buildings were later added to the castle complex by Honda Tadamasa from 1617 to 1618.

For over 400 years, Himeji Castle has remained intact, even throughout the extensive bombing of Himeji in World War II and natural disasters such as the 1995 Great Hanshin earthquake and various typhoons.

The Himeji Castle complex is located on top of a hill called Himeyama, which is 45.6 meters (150 feet) above sea level.

From east to west, the Himeji Castle complex has a largo de 950 to 1,600 meters (3,120 to 5,250 feet), and from north to south, it has a largo de 900 to 1,700 meters (3,000 to 5,600 feet).

The castle complex has a circumference de 4,200 meters (2.6 miles).

Eso covers an area de 233 hectares (576 acres).

los principal materials used in the structures are stone y wood.

The castle complex comprises a network of 83 buildings such as storehouses, gates, corridors, and turrets.

Of these 83 buildings, 74 are designated as Important Cultural Assets: 11 corridors, 16 turrets, 15 gates, and 32 earthen walls.

los highest walls in the castle complex have a height of 26 meters (85 feet).

los main keep at the center of the complex is 46.4 meters (152 feet) high, standing 92 meters (302 feet) above sea level. It is nestled in the most central courtyard among the maze of moats, walls, gates and courtyards.

Together with the main keep, three smaller subsidiary keeps form a cluster of towers.

Externally, the keep appears to have five floors, because the second and third floors from the top appear to be a single floor however, it actually has six floors and a basement.

The first floor of the main keep has an area of 554 square meters (5,960 sq ft) and is often called the “thousand-mat room” because it has over 330 Tatami mats. The second floor has an area of roughly 550 square meters (5,900 sq ft). The third floor has an area of 440 square meters (4,700 sq ft) and the fourth floor has an area of 240 square meters (2,600 sq ft). The fifth floor has an area of 180 square meters (1,930 sq ft). The final floor, the sixth floor, has an area of only 115 square meters (1,240 sq ft).

The castle complex included three moats, one of which—the outer moat—is now buried.

Loopholes in the shape of circles, triangles, squares, and rectangles are located throughout Himeji Castle, intended to allow defenders armed with tanegashima or archers to fire on attackers without exposing themselves.

The castle complex originally contained 84 gates at present, 21 gates from the castle complex remain intact.

One of the castle’s most important defensive elements is the confusing maze of paths leading to the castle’s keep.

Feudal family crests are installed throughout the architecture of the building, signifying the various lords that inhabited the castle throughout its history.

When the han feudal system was abolished in 1871, Himeji Castle was put up for auction. The castle was purchased by a Himeji resident for 23 Japanese yen (about 200,000 yen or US$2,258 today). The buyer wanted to demolish the castle complex and develop the land, but the cost of destroying the castle was estimated to be too great, and it was again spared.

Himeji was heavily bombed in 1945, at the end of World War II, and although most of the surrounding area was burned to the ground, the castle survived intact.

Joining the castle complex is Koko-en Garden, a Japanese garden created in 1992 to commemorate Himeji city’s 100th anniversary.

Himeji Castle is the largest and most visited castle in Japan, and it was registered in 1993 as one of the first UNESCO World Heritage Sites in the country.

Five structures of the castle are designated National Treasures: The main keep, northwest small keep, west small keep, east small keep, and I, Ro, Ha, Ni-corridors and kitchen.

The area within the middle moat of the castle complex is a designated Special Historic Site.

In order to preserve the castle buildings, it underwent restoration work starting in April 2010, and reopened to the public on March 27, 2015.

It is the most visited castle in Japan, receiving over 2,860,000 visitors in 2015.

Himeji Castle is associated with a number of local legends.

The castle has been featured extensively in foreign and Japanese films, including the James Bond movie “You Only Live Twice” (1967), and Akira Kurosawa’s Kagemusha (1980) and Ran (1985).

En el video games Civilization Revolution and Civilization V, Himeji Castle is available to build as a world wonder.


Himeji Castle &bull&bull&bull

Himeji Castle ( P H , Himejijō), also known as White Heron Castle (Shirasagijo) due to its elegant, white appearance, is widely considered as Japan's most spectacular castle for its imposing size and beauty and its well preserved, complex castle grounds. The castle is both a national treasure and a world heritage site. Unlike many other Japanese castles, it was never destroyed by war, earthquake or fire and survives to this day as one of the country's twelve original castles. The castle recently underwent extensive renovation over several years and was fully re-opened to the public in 2015.

Himeji Castle lies at a strategic point along the western approach to the former capital city of Kyoto. The first fortifications built on the site were completed in the 1400s, and were gradually enlarged over the centuries by the various clans who ruled over the region. The castle complex as it survives today is over 400 years old and was completed in 1609. It is made up of over eighty buildings spread across multiple baileys, which are connected by a series of gates and winding paths.

Most visitors to Himeji Castle enter the castle via the Otemon Gate into the admission-free third bailey (Sannomaru). The Sannomaru contains of a large, cherry tree lined lawn, and is a popular spot for taking photos of the castle and for viewing cherry blossoms. A ticket booth can be found at the far end of the bailey, where the Hishi Gate marks the entrance to the paid area.

The labyrinth-like approach from the Hishi Gate to the main keep leads along walled paths and through multiple gates and baileys with the purpose to slow down and expose attacking forces. At the heart of the complex stands the main keep, a six story wooden structure. It is one of only a handful castle keeps in Japan that feature wing buildings, adding complexity to its appearance.

Visitors enter the main keep through an entrance in the lower floor of the building and climb upwards via a series of steep, narrow staircases. Each level gets progressively smaller as you ascend. The floors are generally unfurnished and display just a few multilingual signs explaining architectural features such as portholes, rock chutes and concealed spaces as well as renovation efforts made over the years to preserve the structure.

The topmost floor houses a small shrine and lets visitors peer out in all directions, down over the castle roofs, at the maze-like defenses below and out across the city of Himeji. You can also admire an up close view of the fish-shaped roof ornaments that are believed to protect from fire.

After exiting the keep, visitors can make their way back to the Hishi Gate. Before leaving the paid grounds, they have the option to explore one additional bailey, the west bailey (Nishinomaru) which served as the residence of a princess and provides views of the main keep from a different perspective. A long building with an enclosed corridor and multiple unfurnished rooms survives along the bailey's walls and can be entered by visitors.

Himeji Castle is also a highly popular cherry blossom spot during the short and crowded blooming season which usually falls in early April. On busy days, such as during the cherry blossom season, Golden Week and the summer holidays, visitors may encounter considerable waiting times for entering the interior of the main keep. The number of visitors allowed to enter the main keep may be limited by the use of numbered tickets.


Himeji

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Himeji, city, southwestern Hyōgo ken (prefecture), western Honshu, Japan. It is situated west of Kōbe, near the Inland Sea.

It developed as a castle town around the white five-storied Himeji, or Shirasagi (“Egret”), Castle, built in the 14th century and reconstructed in 1577 and 1964. Another major restoration project on the castle took place in 2009–15. The castle was designated a UNESCO World Heritage site in 1993. A large part of the city (including the castle) was destroyed by bombing during World War II.

Himeji recovered and grew rapidly after the war to become one of the prefecture’s largest industrial centres. Its manufactures include iron, steel, textiles, and leather goods. Tourism is also important. Harima Science Garden City, just west of Himeji, is a large centre of high-technology research. Música pop. (2015) 535,664 (2018 est.) 531,298.

Los editores de Encyclopaedia Britannica Este artículo fue revisado y actualizado por última vez por Amy Tikkanen, directora de correcciones.


Ver el vídeo: Castillo HIMEJI. en 10 Minutos Ft. ANDONI GARRIDO (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Kajilrajas

    ¿Puedes estar confundido?

  2. Rickman

    el mensaje simpático

  3. Ziyan

    Argumento oportuno

  4. Patten

    Maldita sea, ¡qué demonios!

  5. Takus

    Si hay un deseo, el resto se elevará. El Secretario debe conocer y seguir bien los tres comandos: "sentarse", "acostar" y "fax" a los niños en el asiento trasero conducen a un accidente, un accidente en el asiento trasero conduce a los niños. Algunos idiomas trae a Kiev, y otros, al orgasmo ... donde la primicia, hay basura.

  6. Tygogar

    Acabas de visitar una idea maravillosa



Escribe un mensaje