Interesante

Historia de Gambia - Historia

Historia de Gambia - Historia



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

GAMBIA

Los intereses coloniales franceses y británicos chocaron en esta región alrededor del río Gambia en África. Los portugueses llegaron primero en 1455, pero los comerciantes británicos obtuvieron de ellos derechos exclusivos sobre el río en 1588. Los franceses y británicos lucharon durante dos siglos para controlar el área, pero en 1783, los franceses cedieron. Se convirtió en una colonia de la corona británica en 1889 y en una monarquía constitucional dentro de la Commonwealth británica en 1965. Cinco años más tarde, Gambia se convirtió en una república, bajo Sir Dawda K. Iawara. Su gobierno duró hasta 1994, cuando fue derrocado en un golpe liderado por Yahya Jammeh. Estados Unidos, el Reino Unido y la Unión Europea cortaron la ayuda adicional hasta que se restableciera la democracia.


BREVE HISTORIA DE GAMBIA

Aproximadamente en el año 500 d.C., existía una cultura sofisticada en Gambia, que podía construir círculos de piedra. Poco después, comenzó el comercio a través del Sahara con los árabes y más tarde floreció. Como resultado del comercio, se construyeron estados poderosos en África occidental. En el siglo XIII, el Imperio de Mali creció en la región. Sin embargo, entró en declive en el siglo XV y un pueblo llamado Mandinka emigró al río Gambia.

Mientras tanto, en el siglo XV, los portugueses comenzaron a navegar por la costa de África. Hacia 1500 habían construido asentamientos en el río Gambia y desde allí se enviaban esclavos y oro a Portugal. A cambio, los portugueses dieron a los africanos armas y ropa. Sin embargo, a principios del siglo XVII, los ingleses, holandeses y franceses también comerciaban en África occidental y, para la década de 1650, los holandeses habían sido derrocados. Durante los 150 años siguientes, los europeos obtuvieron enormes beneficios transportando esclavos africanos a través del Atlántico.

Sin embargo, finalmente fueron los británicos quienes tomaron el control de Gambia. Gran Bretaña abolió el comercio de esclavos en 1807, pero los colonos de Gambia obtuvieron ganancias cultivando maní. n Gambia se convirtió en protectorado británico en 1820 y en colonia en 1886 (después de que los europeos se dividieran África entre ellos). Sin embargo, el gobierno británico no se mostró entusiasmado con Gambia, ya que tenía poca riqueza y estaba rodeada por territorio francés (Senegal). Hubo pocos intentos de desarrollar la colonia de Gambia o de construir infraestructura en ella.

Finalmente, a principios de la década de 1960, partes de África se independizaron. Gambia se independizó en 1965 con David Jawara como su primer primer ministro y durante los primeros 10 años de independencia, Gambia fue un país próspero. El precio del maní era alto y los turistas acudían en masa al país. Desafortunadamente, a fines de la década de 1970, el precio del maní cayó y hubo 2 intentos de golpe de estado en Gambia en 1980 y 1981. Jawara sobrevivió a ambos y ganó las elecciones en 1982, 1987 y 1992.

Sin embargo, el precio del maní cayó aún más a fines de la década de 1980 y aumentó el descontento en Gambia. Finalmente, en 1994 Jawara fue derrocado en un golpe y Yahya Jammeh se convirtió en gobernante de Gambia.

En 1996 se introdujo una nueva constitución en Gambia y Jammeh ganó las elecciones presidenciales. Jammeh ganó una segunda elección presidencial en 2001. En 2013, Gambia abandonó el Commonwealth. Luego, en diciembre de 2016, Adama Barrow fue elegido presidente de Gambia.

Hoy en día, Gambia sigue siendo un país pobre, pero la economía crece de manera constante. El turismo en Gambia está prosperando. Hoy, Gambia se está desarrollando rápidamente. En 2020, la población de Gambia era de 2,4 millones.


Historia de Gambia - Historia

Después de la abolición del comercio de esclavos en 1807, los británicos tuvieron que encontrar una alternativa a la isla James, que estaba situada en el río, para controlar mejor el acceso al río y hacer cumplir la Ley de Abolición de la Esclavitud. La primera razón fue porque los estadounidenses, portugueses, españoles y franceses continuaron comerciando esclavos. En segundo lugar, para proteger los intereses comerciales británicos en el interior de la región.

En 1815, Sir Charles MacCarthy (gobernador en jefe de todos los asentamientos británicos en África Occidental) ordenó a Alexander Grant, un oficial británico, que navegara desde la isla senegalesa de Gorè con un destacamento de 75 efectivos de la Royal African Corps, para estudiar la posibilidad de establecer un bastión militar en Gambia. Después de un recorrido e inspección de la isla James, se establecieron en St. Mary's Island (entonces conocida como 'Banjulo' por los portugueses).

El 23 de abril de 1816, el capitán Alexander Grant firmó un tratado con Tomani Bojang, el (Mansa) 'Rey' de Kombo, para el arrendamiento de la isla, que fue debidamente alquilada por el gobierno británico por un pago anual de 103 barras de hierro, que era el equivalente a 25 en ese momento. La isla fue rebautizada como St. Mary's Island (en honor al área de St. Mary de Cape Point) y se estableció un asentamiento llamado Bathurst, en honor al entonces Secretario de Estado para las Colonias Británicas, Henry Bathurst.

Grant procedió a construir un cuartel del ejército que podía albergar a 80 soldados y albergar seis cañones para proteger la entrada al río Gambia. Sin embargo, su tarea se hizo extremadamente difícil ya que Bathurst era esencialmente una masa de tierra plana que estaba infestada de mosquitos y susceptible a inundaciones regulares. Para 1821 se terminaron una serie de edificios oficiales que incluían el Cuartel, un hospital y un palacio de justicia, entre otros.

Ese mismo año, Bathurst adquirió una base más formal cuando fue incorporada y administrada bajo la autoridad del Gobernador de Sierra Leona. En 1843, Gambia se convirtió en una colonia con su propio gobernador, sistema judicial, consejos ejecutivos y legislativos. Sin embargo, en 1866 se volvió a comprar el asentamiento bajo la autoridad del gobernador de Sierra Leona y no fue hasta 1888 que volvió a ser una colonia por derecho propio.

La política del Gobierno británico era que, además del costo de defensa, todos los demás costos de mantenimiento de la colonia debían derivarse de los derechos de aduana sobre las importaciones. En 1822, Sir Charles MacCarthy, después de su gira por África Occidental, comentó que la mejora en el comercio de Bathurst era mayor que cualquiera de los otros puestos ocupados por las fuerzas de Su Majestad en la costa.

En 1818 la población total del nuevo asentamiento era de alrededor de 600. En 1826 esta cifra había aumentado a 1.800 (excluyendo la guarnición) de los cuales 30 eran europeos. En la década de 1830, muchos barcos de refugiados africanos liberados aterrizaron en Bathurst y fueron transportados al Liberated African Yard. Goderich Village fue creado cerca de Oyster Creek por el gobierno colonial en 1832 para ayudar específicamente a estos africanos liberados. A mediados del siglo XIX, la población local de Bathurst era de 4.000 y 190 colonialistas.

Este crecimiento en el número de personas fue causada por una afluencia de esclavos liberados de Freetown, fugitivos que evaden la justicia y personas de la tribu wolof de la isla Goré y St. Louis en Senegal. Tales fueron las migraciones descontroladas que el vicegobernador Mackie intentó detenerlas. Su trabajo se vio dificultado por las guerras religiosas que se libraban en la región. Con el tiempo, personas de otras tribus de África Occidental también se unieron a ellos, lo que permitió que Bathurst creciera de un fuerte con algunas aldeas locales periféricas a una ciudad en 100 años. La razón de este crecimiento fue porque el puerto profundo permitió el atraque de grandes barcos y, por lo tanto, impulsó a Bathurst a una de las principales puertas de entrada comerciales de África occidental, particularmente el comercio de entrepots, a otros países de África occidental.

Las divisiones locales del asentamiento se reflejaban en las diversas personas que habían venido a vivir allí. Bathurst se planificó y se dividió en distritos para grupos étnicos específicos. Allí estaba Soldier Town, donde residían los jubilados de los Regimientos de las Indias Occidentales y el Cuerpo Real de África. Estaba Jolof Town, que estaba compuesto en gran parte por artesanos y mecánicos de la gente del grupo étnico Wollof. Estaba el sector más pobre conocido como Moka o Mocam Town, que luego fue rebautizado como Half-Die después de que la epidemia de cólera de 1869 mató a muchos allí, estaba poblado por trabajadores inmigrantes de Kombos y áreas río arriba. También estaba Melville Town ocupada por los Akus que anteriormente había sido colonizada por los Jolas. Y finalmente estaba la ciudad portuguesa que fue ocupada por los descendientes mulatos de ascendencia africana y portuguesa mixta. A medida que el asentamiento creció, se dieron nombres de calles que provenían de comerciantes prominentes o generales que sirvieron en la Batalla de Waterloo. En reconocimiento a sus esfuerzos por detener la trata de esclavos a lo largo del río, una calle fue nombrada en su honor llamada Grant Street.

El asentamiento fue declarado capital de la recientemente establecida `` Colonia y Protectorado de la Corona de Gambia '' en 1889.

La ciudad portuaria ganó el estatus de ciudad en 1965, que fue el mismo año en que Gambia se independizó. En 1973, Bathurst fue rebautizado como Banjul.


Historia de Gambia - Historia

La orilla del río Gambia ha estado habitada durante muchos siglos. Hanno, el cartagineano, se refirió a Gambia al escribir sobre su viaje a África Occidental en 470 a. C. Se sabe que entre los siglos V y VIII la mayor parte de la zona de Senegambian procedía de la etnia Sarahuley, y esos descendientes se encuentran en Gambia.
El Imperio de Ghana, que tenía su capital en la actual Mauritania, pronto dio paso a los Songhais, que se hicieron musulmanes y promovieron con celo su nueva fe. Alrededor del siglo XIII, sin embargo, Mandingoes y Susus de la meseta de Futa Jallon se habían establecido en lo que hoy es Malí, y desde allí controlaban toda la cuenca de Gambia. Entonces, Gambia estaba habitada principalmente por wollofs en la orilla norte y Jolas en la orilla sur del río. Cuando el Imperio de Malí declinó a finales del siglo XVI, los líderes mandingos se retiraron a Futa Jallon, pero continuaron teniendo influencia sobre Casamance (sur de Senegal) y Gambia hasta principios del siglo XVIII. Más tarde, los invasores de Fula penetraron en la región. Los Ancestros de las Fulas habían venido de África y anteriormente habían fundado los famosos Emiratos del Norte de Nigeria.
Durante los siglos XVIII y XIX, hubo guerras prolongadas entre los morabitos islámicos y los soninkis paganos. Los británicos, que ya se establecieron en Banjul en ese momento, ofrecieron protección a los diversos jefes durante estos conflictos y, a través de tratados, pronto pusieron la región de Gambia bajo su control.
Antes que los británicos, algunos portugueses habían llegado a Gambia a raíz de las expediciones promovidas por el príncipe Enrique a partir de 1455. Habían introducido el maní, el principal cultivo comercial de la actualidad, el algodón y algunas frutas tropicales de Brasil. Su número, sin embargo, nunca fue grande y pronto fueron absorbidos por los matrimonios mixtos.
Los británicos comenzaron a comerciar con los gambianos en 1587 y, en unas pocas décadas, habían explorado el río. Comerciaron como empresas comerciales y gobernaron el área desde su fuerte en la isla James hasta 1765, cuando Gambia pasó a formar parte de la colonia británica de SeneGambia con sede en St. Louis. Cuando en 1807 se abolió el comercio de esclavos, se utilizó la isla James para controlar y detener el tráfico ilícito de esclavos. En 1816, el capitán Alexander Grant obtuvo el banco arenoso de la isla de Banjul mediante un tratado del Jefe de Kombo y construyó la ciudad planificada de Bathurst, ahora rebautizada como Banjul. Bathurst ya tenía una población civil de 700 en 1818, año en que se inició el gobierno civil. Gambia fue administrada como colonia de la corona de Sierra Leona entre 1821 y 1892, pero desde entonces Banjul (Bathurst) ha sido su capital.
Gambia se independizó en 1965 y cinco años más tarde adoptó una Constitución republicana.

2. CARACTERÍSTICAS GEOGRÁFICAS

Situada en la costa atlántica en The Bulge of West Africa, Gambia tiene un área de unas 4.000 millas cuadradas (10.360 kilómetros cuadrados) que se extiende hacia el este desde el mar por unas 300 millas (480 kilómetros) a lo largo de ambas orillas del río Gambia. Cerca de la desembocadura del río, el país tiene más de 48 kilómetros (30 millas) de ancho, pero más arriba, el ancho disminuye a 24 kilómetros (15 millas). En The Coast, se encuentra con el Atlántico con impresionantes acantilados de arena y millas deportivas de playas vírgenes bordeadas de palmeras. Limita con la República de Senegal en los lados terrestres.
El país es principalmente una meseta baja que disminuye en altura a medida que se acerca a la costa atlántica. La llanura está dividida en algunos lugares por colinas bajas de cima plana y el río Gambia y sus afluentes. El área que se extiende desde la isla MacCarthy, donde se encuentra Georgetown, hasta el extremo oriental del país, está rodeada por colinas rocosas bajas que parecen ser volcánicas. El suelo, especialmente en el distrito de Kuntaur, es arcilloso a lo largo de las orillas del río, pero en otros lugares hay suelos aluviales, arenas rojas, marrones y grises, algo de grava y rocas de hierro aisladas. Las orillas de la costa y el río consisten principalmente en manglares, y la parte inferior del río tiene orillas empinadas que están cubiertas de bosque tropical, siendo el bambú característico. Lejos del río, hay pastizales boscosos, ya que Gambia se encuentra en la región de Savannah de África occidental.
Sin embargo, el ancho estrecho del país y el gran río que lo desagua le han dado un aspecto más parecido a un parque, con grandes áreas cubiertas por una variedad de árboles como la caoba, el palo de rosa, la palma de aceite y el caucho. La División Forestal del Ministerio de Agricultura, además de llevar a cabo medidas de conservación, también realiza un fuerte comercio de maderas locales.

3. TIERRA Y PERSONAS

El nombre del río Gambia, que fluye a lo largo de su longitud de este a oeste a lo largo de trescientas millas, Gambia es un país relativamente pequeño en África occidental. Su población de 1,2 millones vive dentro de un cinturón estrecho que se extiende a ambos lados del río Gambia.
Los principales grupos étnicos son los wollof y los mandinkas, los primeros que viven principalmente en la ciudad capital de Banjul, mientras que los segundos constituyen la unidad tribal más grande de Gambia. Estos grupos étnicos recuerdan al antiguo Imperio de los Wollofs en la región de Senegambian y al famoso Imperio Mandingo de Mali y Songhai. Además están las Fulas de piel clara y pelo liso y los Sarahuleys comerciantes. Otro grupo, los akus o criollos, son un segmento importante de la élite local, hay algunos mauritanos, marroquíes y libaneses, en su mayoría comerciantes y tenderos. Los gambianos suelen ser personas altas, oscuras y robustas con rasgos finos y un encanto relajado. Cada grupo étnico habla su propio idioma, pero el inglés se habla comúnmente además de ser el idioma oficial del país. No solo hay armonía entre los diferentes grupos, sino que se está produciendo una fusión mediante la interacción cultural y los matrimonios mixtos, hasta el punto de que Gambia puede llamarse un crisol de grupos étnicos de África occidental donde se está desarrollando un africano compuesto moderno.
La población es predominantemente musulmana y más del 90% sigue el Islam. El 10% restante son en su mayoría cristianos de diferentes denominaciones, incluidos anglicanos, metodistas y católicos romanos. La mayoría de la gente es estricta en sus prácticas religiosas y se puede ver a los musulmanes devotos rezando no solo en las mezquitas sino también en otros lugares públicos en todos los momentos de oración del día. Sin embargo, no hay fanatismo y prevalece la simpatía entre los grupos religiosos y étnicos.

4. El río

Una de las principales atracciones para el visitante de Gambia, este gran río de África Occidental nace en las tierras altas de Futa Jallon, a casi mil kilómetros de distancia en la República de Guinea. Cruza el este de Senegal antes de entrar en territorio de Gambia a unas 300 millas (480 kilómetros) tierra adentro. En Gambia, el río es la característica dominante y proporciona un medio útil de transporte e irrigación, así como un terreno fértil para la pesca, la navegación y la navegación.
El río Gambia tiene varias millas de ancho en su desembocadura cerca del cabo St. Mary y tiene una barra con una profundidad de 27 pies (8,1 metros). Se reduce a tres millas (4,8 kilómetros) en Banjul, donde opera el ferry a Barra. Buques de alta mar de hasta unos 3.000 registros brutos (241 kilómetros) a Kuntaur. El río también es navegable a vapor por 140 millas (225 kilómetros) río arriba.
Durante las primeras 80 millas (129 kilómetros) tierra adentro desde Banjul, el río Gambia está bordeado por orillas cubiertas de manglares, que dan paso a acantilados de piedra de hierro rojo coronados por una maraña de vegetación verde. Más arriba del río, los acantilados de piedra de hierro dan paso a bancos de hierba ondulante y parques. Todo el río y los numerosos arroyos (conocidos localmente como 'Bolons') que lo unen, son fascinantes para el amante de las aves y el estudioso de la naturaleza: a menudo se ven hipopótamos, cocodrilos y babuinos con cara de perro.
En el pasado, la fama del río residía en el hecho de que, para los barcos de vela, era navegable al menos hasta el límite oriental del país. Es una de las mejores vías fluviales de África occidental. Más recientemente, se ha convertido en el objetivo de los planes de desarrollo del gobierno, incluida una extensión al puerto de Banjul. Desarrollo pesquero, estudios hidrológicos, un proyecto de desarrollo de arroz e incluso un estudio de viabilidad para un programa de construcción de puentes en el cruce del ferry Trans-Gambia cerca de Farafenni. El proyecto Bridge-Barrage será una empresa conjunta de los gobiernos de Senegal y Gambia. Además de los transbordadores, se pueden ver barcos y cortadores cargados de maní, principal cultivo de exportación del país, surcando y bajando el río, y las canoas utilizadas por los pescadores también son un espectáculo común, su existencia-. sin embargo, no disminuye la serena y tranquila belleza del Gran Río que fluye majestuosamente hacia el oeste hacia el Océano Atlántico. Al igual que los precursores, los barcos de guerra y los barcos de esclavos que pelearon batallas y se fueron de esta manera en años, estas embarcaciones fluviales solo se suman a la colorida belleza de Gambia.

En general, se reconoce que Gambia tiene quizás el clima más agradable de África occidental. El clima es subtropical con distintas estaciones secas (7 meses) y lluvias.
Hay un viento seco llamado Harmattan que sopla durante la estación seca. Los vientos de Harmattan Sahara le dan a Gambia un invierno excepcionalmente agradable, completamente sin lluvia y bendecido con sol todos los días. De noviembre a mayo, la temperatura varía entre 70 o F (21 o C) y 80 o F (27 o C) y la humedad relativa se mantiene entre 30% y 60%. Las temperaturas de verano oscilan entre los 80 o F (27 o C) y los 90 o F (32 o C) y la humedad relativa es alta. Las lluvias comienzan en junio y continúan hasta octubre, cediendo con el clima más cálido. En el interior, la estación fría es más corta y durante el día se encuentran altas temperaturas entre marzo y junio. Generalmente, hay un enfriamiento considerable por la noche. Las precipitaciones en la mayor parte del país no superan las 40 pulgadas (1,016 milímetros) y los períodos soleados ocurren la mayoría de los días, incluso en la temporada de lluvias.


Gambia: trata de esclavos

Es posible que se hayan llevado hasta 3 millones de esclavos de la región durante los tres siglos que operó la trata transatlántica de esclavos. No se sabe cuántos esclavos fueron capturados por los comerciantes árabes antes y simultáneamente con la trata transatlántica de esclavos. La mayoría de los que se llevaron fueron vendidos a europeos por otros africanos, algunos fueron prisioneros de guerras entre tribus, algunos fueron vendidos debido a deudas impagas, mientras que otros fueron secuestrados. Inicialmente, los esclavos fueron enviados a Europa para trabajar como sirvientes hasta que el mercado laboral se expandió en las Indias Occidentales y América del Norte en el siglo XVIII.

Mientras el Imperio Songhai caía, Europa había encontrado Gambia. Portugal fue el primer país en establecer comercio marítimo con personas en la costa africana. En 1456, habían llegado a Gambia. Los esclavos, el oro y el marfil fueron devueltos a Europa. Pero en 1588, Portugal vendió los derechos exclusivos del río Gambia a comerciantes ingleses. Poco después de esto, Courland arrendó parte de Gambia, parte de las actuales Letonia y Lituania. Se establecieron en una pequeña isla a 30 km de la desembocadura del río y establecieron una base comercial a partir de ella.

Los habitantes de Courlan vivían amistosamente con los gambianos, habiendo establecido una relación duradera y respetuosa con el rey de Niumi y jefe de Juffure. La isla James fue tomada por los británicos en 1661, apenas una década después de que los habitantes de Courlan la fundaron. Los franceses y británicos lucharon por el dominio político y comercial de los ríos Senegal y Gambia durante la mayor parte del siglo XVII y hasta el siglo XVIII. La batalla terminó en 1783 cuando el Tratado de Versalles devolvió el control del río Gambia a los británicos.

En 1807, el Imperio Británico abolió la esclavitud. Sin embargo, sus intentos de detener el tráfico de esclavos en Gambia no funcionaron. Desde principios del siglo XVI, el comienzo del comercio transatlántico de esclavos, se habían sacado de esta región a más de 3 millones de personas. James Island había proporcionado una fortaleza desde la cual los comerciantes podían despachar botes más pequeños para ir a recoger esclavos y otros bienes mientras albergaban sus barcos más grandes en aguas más profundas y protegidas.

James Island y Juffure se hicieron famosos cuando Alex Haley relató a su antepasado, Kunta Kinteh, y la trata transatlántica de esclavos en Roots: The Saga of an American Family (1976). La validez histórica de la descripción de la aldea y la genealogía anterior a la Guerra Civil han sido cuestionadas desde entonces, pero Roots recibió un Premio Pulitzer por su influencia en despertar el interés en la historia afroamericana. La fuerte evidencia de la continua trata de esclavos por parte de comerciantes franceses, españoles y estadounidenses continuó hasta bien entrada la década después de que la Ley de Abolición de Gran Bretaña lo hiciera ilegal.

Los esclavos fueron comparativamente poco importantes durante los dos primeros siglos de contacto marítimo, aproximadamente el período de 1450 a 1650 d.C. Los marineros portugueses bajaron por la costa en busca de oro, no de esclavos. La disponibilidad de esclavos para la venta fue un subproducto fortuito e inesperado del comercio del oro. Sin embargo, los primeros siglos de comercio fueron importantes, porque establecieron las relaciones que continuaron en el período de comercio más extenso que vendría a continuación.

Los esclavos estaban disponibles para la venta en Gambia, y los portugueses comenzaron a comprarlos, aunque el número no era grande, quizás 1.300 al año exportados a Europa antes del 1500 d.C., y otros 500 al año a las islas del Atlántico (sin contar a Santo Tomás). ). El segundo punto de contacto costero fue Gold Coast como entrada a los campos de oro Akan.

En la década de 1600, las grandes propiedades agrícolas y comerciales de propiedad portuguesa en Brasil necesitaban más mano de obra, que los portugueses comenzaron a transportar desde África occidental. Aunque la esclavitud había existido en África durante muchos siglos, los portugueses desarrollaron el comercio a gran escala y prácticamente tuvieron un monopolio hasta mediados del siglo XVI, cuando Gran Bretaña se unió al comercio. El éxito de la exploración portuguesa animó a otros europeos a entrar en el río Gambia y comerciar con los habitantes locales. James Island, que se convertiría en el principal asentamiento de los europeos, cambiaba con frecuencia de propiedad. Así, de los portugueses, su propiedad pasó al duque de Curlandia, los holandeses y finalmente los británicos. En la década de 1650, Portugal había sido expulsado en gran parte por los franceses y los británicos.

La mayoría de las sociedades africanas hicieron una práctica esclavizar a los prisioneros de guerra, pero los vencedores rara vez mantuvieron a estas personas como sirvientes. Si venían de cerca, era muy fácil escapar, quizás matando a algunas de las personas del captor en el proceso. Por lo tanto, muchos, si no la mayoría, de los prisioneros de guerra fueron vendidos a comerciantes que pasaban, quienes los llevaron por las rutas comerciales con sus otros bienes para venderlos en lugares distantes donde escapar sería más difícil. Durante la década de 1700, cuando florecía el comercio de esclavos en el Atlántico, los africanos occidentales representaban aproximadamente dos tercios de los cautivos africanos importados a las Américas.

A mediados del siglo XVII, la trata de esclavos había eclipsado a todas las demás. Los británicos y franceses compitieron por el control del comercio de la zona.

Con la abolición británica de la trata de esclavos en sus asentamientos en 1807, intentaron buscar un lugar adecuado en Gambia desde donde pudieran vigilar el río y evitar que los barcos entraran y salieran con esclavos. Alexander Grant, enviado desde Goree con este propósito, encontró que el fuerte de la isla James estaba demasiado tierra adentro y en ruinas. Por lo tanto, firmó un tratado con el Jefe de Kombo en abril de 1816 para el cese del banco de arena separado conocido como St. Mary's Island. Originalmente llamado Banjulo por los portugueses, Grant nombró al nuevo asentamiento, Bathurst, en honor al Secretario Colonial de la época, Lord Bathurst.

El 22 de agosto de 1848, Lord Denman dijo a los Lores ". la trata de esclavos fue uno de los peores crímenes humanos, la violación más audaz de las leyes de Dios y del hombre, motivada por los motivos más bajos, que produjo el mayor sufrimiento para sus víctimas y que impidió de la manera más eficaz el progreso de la civilización. y felicidad de una gran parte de la raza humana. Por lo tanto, había sido declarado un crimen del más profundo tinte, cuya perpetración el negro podía legítimamente resistir, y en cuya resistencia todos los demás estaban perfectamente justificados para ayudarlo.

". había sido suprimido en gran medida en varias partes de la costa de África. Es cierto, no se había extinguido, pero se había desanimado y deprimido en ciertos lugares, y no había podido levantar la cabeza con el mismo descaro como lo había hecho antes de que se recurriera a esas medidas. Se había suprimido el infame tráfico en el río Quorra, en el Bonny y también en Gambia y encontró que, en lugar de los 12.000 negros que antes se exportaban a Cuba cada año, el número había disminuido a mil en el año 1845. Las exportaciones a Brasil también se redujeron material y gradualmente, pero en el punto más bajo de su depresión, una circunstancia desafortunada había tendido a incrementar mucho el comercio. "

En 1861 era imposible negar que la trata de esclavos aún no había sido suprimida. Era demasiado cierto que después de todos los sacrificios y esfuerzos de Inglaterra, África estaba una vez más desolada con guerras de esclavos, y el Atlántico una vez más estaba cubierto de barcos de esclavos. Sin embargo, sería un error imaginar que los esfuerzos denodados y generosos de Inglaterra habían sido en vano; la trata de esclavos no fue reprimida, pero disminuyó enormemente. La trata de esclavos la habían llevado a cabo los Estados Unidos, Centroamérica, Brasil, Portugal, España, Turquía, Francia, la propia Inglaterra, mientras que en 1860, excepto España, no había uno de esos países que no había renunciado a este comercio, y este resultado se había debido principalmente a los esfuerzos y el ejemplo de Inglaterra. El solo hecho de que la trata de esclavos hubiera sido aniquilada a lo largo de toda la costa de ambas Américas fue en sí mismo un espléndido triunfo de la filantropía británica. Pero España había caído tan bajo en la escala de naciones, tan degradada estaba la mente de sus estadistas, que estaban bastante contentos de dejar que el suyo fuera el único país manchado con la infamia de ese crimen.

Con el comercio de esclavos a su fin, los británicos se vieron obligados a crear una nueva fuente de riqueza para apoyar al protectorado incipiente, lo que llevó a la siembra de cacahuetes. Los cacahuetes o cacahuetes son originalmente sudamericanos, ya que fueron cultivados por comunidades indígenas. (Fue introducido en África Occidental (primero el área de Senegambia) por los portugueses en el siglo 16. Aquí se extendió rápidamente, aunque más rápido en el interior de África que a lo largo de la costa). Las nueces cosechadas se trituran para producir aceite, que se exporta a Europa para su uso en la fabricación de alimentos. En la década de 1950, la producción de maní de Gambia se reforzó como una forma de aumentar los ingresos de exportación y hacer que el país fuera mucho más autosuficiente, y hoy el maní sigue siendo el cultivo principal tanto de Gambia como del vecino Senegal.


Estratificación social

Clases y castas. Con la excepción de los fulani, los grupos étnicos están muy estratificados. Esta estratificación es un remanente de los grandes imperios que una vez gobernaron el país. En cada grupo, el estatus se heredaba esencialmente del padre. Los gobernantes también heredaron sus estados y administraron un dominio feudal. La mayoría de las personas eran campesinos que debían diversos servicios a sus gobernantes.

Símbolos de estratificación social. En el pasado prevalecieron elaborados rituales de rango. Generalmente, los de las clases inferiores se rebajaban a sí mismos postrándose frente a quienes los superaban en rango. Las diferencias en la vestimenta, la comida y el uso de piedras preciosas también eran signos de privilegio. Las visitas a La Meca distinguen a algunos musulmanes de otros.


Cultura de Gambia

Religión en Gambia

Más del 90% son musulmanes, y el resto tiene creencias cristianas o animistas.

Convenciones sociales en Gambia

El apretón de manos es una forma común de saludo. Salaam aleikum (La paz sea contigo) es el saludo tradicional. Naka nga def (Wolof para: ¿Cómo estás?) Es muy utilizado en la costa. Kori tanante (Mandinga para: ¿Cómo estás?) Se usa mucho en el interior. Los gambianos son extremadamente amables y acogedores y, en general, los visitantes no deben tener miedo de aceptar su hospitalidad.

Debe ejercer el sentido común en su trato con los aspirantes a guías persistentes, conocidos localmente como bumsters, que operan en algunas zonas turísticas. Muchos gambianos son musulmanes, y los huéspedes deben respetar sus costumbres y creencias religiosas; sin embargo, la mayoría comprende las costumbres occidentales y el idioma inglés. Los visitantes deben recordar que se debe usar la mano derecha, no la izquierda, para dar o recibir alimentos u objetos.

La ropa informal es adecuada, aunque la ropa de playa solo debe usarse en la playa o junto a la piscina. Solo los comedores más exclusivos animan a los invitados a vestirse bien para la cena. La cultura tradicional de la música, el baile y la artesanía florece en las numerosas aldeas del interior de Gambia. Se aconseja a los viajeros que no fotografíen el aeropuerto de Banjul ni las bases militares, y que pidan permiso a los lugareños si desean fotografiarlos a ellos y a su aldea.


Breve historia de Gambia

Los primeros habitantes del valle de Gambia pueden haber sido los Jola, que tienen una historia oral muy limitada por tradición. Los cien círculos de piedra de Gambia, incluidos los famosos de Wassu, son una prueba convincente de una civilización que vivió cerca del río entre el 800 a. C. y el 1000 d. C. Aún así, los arqueólogos y etnógrafos han eludido hasta ahora datos concretos sobre su origen étnico. El primer registro escrito conocido que se refiere al río Gambia apareció en el relato cartaginés de Hanno sobre su viaje por la costa occidental de África alrededor del año 470 a. C. Su misión era establecer colonias en la costa atlántica para el comercio de marfil y oro, y se cree que llegó hasta Camerún y regresó. El relato de Hanno, aunque geográficamente incompleto, todavía estaba siendo utilizado como referencia por la gente de mar en la era de la exploración dos mil años después.

El conocimiento de los siglos intermedios es incompleto. La introducción de los camellos en África en el siglo II d.C., que facilitó los viajes de larga distancia por el desierto, abrió África occidental a los comerciantes árabes de esclavos y oro, quienes dieron a los africanos indígenas un apetito por el comercio. Entre los siglos V y VIII d.C., la zona que ahora es Gambia formaba parte del antiguo reino de Ghana (capital de la actual Mauritania, y de donde tomó su nombre el actual estado de Ghana). Overloads ruled it from the Fouta Djalon plateau in Guinea, part of the Songhai empire. By the fifteenth century, most of the valley was under the control of small Mandinka kingdoms founded by immigrants from the Mali empire.

The dawn of the colonial era

The European settlers of the fifteenth and sixteenth centuries were mostly c. They set themselves up as trading partners with local headmen. Their larger game plan was to trace a route to the Far East’s spice islands, and in the process, track down the fabled riches of the West African kingdoms and possibly find the source of the Nile. The River Gambia was assumed to be an open door to the interior of Africa. The first Portuguese adventurer to explore the River Gambia’s mouth was Nuno Tristão, sent to West Africa in 1447 by Prince Henry the Navigator. Ten years later, other Portuguese explorers started to establish trading stations along the river to purchase slaves and commodities in exchange for cloth, guns and other manufactured goods. The river was a highly rated trading area with plenty of safe anchorages. The Portuguese landed on an island twenty miles up-river and name it St. Andrew’s Island after a sailor who died and was buried there. It was later renamed James Island. Some of the Portuguese traders made the district their home, marrying the daughters of chiefs. The descendants of these mixed unions often grew up to become local traders and mediators.

In the late sixteenth century, when the Mali empire was declined, the British first arrived in the area and started trading along the river. Other nationalities soon followed. From the mid-seventeenth century, English, Dutch, French and Baltic merchant-adventurers shared and fought over trading rights from the small (but strategically invaluable) neighbouring bases of Fort James on James Island, mid-river, and Albreda on the north bank. In 1765, the British gained the upper hand in the area, instituting their first West African colony, the province of Senegambia, with its headquarters in St Louis on the River Senegal banks and its River Gambia base at Fort James. The colony was dissolved less than twenty years later, under the terms of the Treaty of Versailles. Most of the territory was handed over to France, but the River Gambia section remained under British control.

British interests in West Africa began to alter radically towards the end of the eighteenth century, as slave trading began to be less and less profitable and a positive hindrance to other trading enterprises. Even after the 1808 ban, the Gambian slave trade continued. Illegally, for many decades, partly because the ban was a unilateral one that some French and Portuguese traders chose to ignore, and partly because they profited so handsomely from the trade of Gambians.

The British won lasting influence in the River Gambia area after the Napoleonic Wars, and Captain Alexander Grant founded the city of Bathurst (now Banjul) in 1816. this defensive post was named after Henry, 3rd Earl of Bathurst, who governed the region from Freetown (Sierra Leone) as British colonial secretary at the time. In the 1820s, Britain declared a Protectorate, the “Settlement on the River Gambia”, and Alexander Gant acquired a small up-river island, which he named MacCarthy Island (later Janjanbureh), and built Fort George to defend it. In the following decade, groundnuts (peanuts) were introduced to the area for the first time. They became the Settlement’s most crucial cash commodity after beeswax, ivory and skins, soon accounting for one-third of its total export income. Around the same time, the protectorate gained a new, willing labour force in the parties of freed slaves who were moved from the slave ships and plantations via Freetown to The Gambia and settled in Bathurst and George Town. The Gambia’s first Legislative Council was introduced in 1843, and the protectorate was given its own colonial administration, based in Bathurst, rather than being governed from Freetown.

In the second half of the nineteenth century, while the British hesitated and focused their attentions elsewhere, the French were battling their way deep into the Soudan (present-day eastern Senegal, Mali, Burkina Faso, Niger and Cote d’Ivoire), actively engaged in a mission to conquer. From 1850 to 1901, the Gambia region was in a state of social chaos as the Soninke-Marabout Wars repeatedly flared up between renegade Muslim leaders and Mandinka kings. The British were forced to consolidate the region or else lose it to France.

Britain’s establishment of “The Crown Colony and Protectorate of the Gambia” was formally agreed at the Paris conference of 1889. The colony comprised St Mary’s Island and the capital Bathurst, the district of Kombo St Mary, and MacCarthy Island, where Wolofs predominated. The protectorate was the rest of present-day Gambia, at the time ruled by headmen and chiefs and populated by Mandinkas. Britain’s decision to claim this territory stemmed less from commercial ambitions than from imperial strategy. The intention was to prawn off the country in exchange for some better French territory. Gabon was one chunk favoured by the British – they’d already turned down the offer of the Ivory Coast sea forts. But the temporary expedient of holding the river became permanent when, having failed to agree on an exchange, the British succeeded merely in delimiting a narrow strip of land on each side of the River Gambia, burrowing into the heart of French territory. France acquired most of Senegal at the Paris conference, and Casamance was later transferred to France from Portugal. Yet Britain wasn’t fully reconciled to its responsibilities along the River Gambia until after World War l. Thus, in practical terms, The Gambia’s era of effective colonialism lasted only forty years, from the 1920s to the 1960s.

The road to independence

In a manner similar to that of many other countries in West Africa, The Gambia’s progression to independence was not a heroic one – the men who led the country into the neo-colonial era were not to so many nationalists as ambitious politicians.

The Bathurst Trade Union, founded in 1928, mounted successful campaigns for workers’ rights, but the first political party wasn’t formed until shortly before the Legislative Council elections of 1951. Through most of the 1950s, the Gambian parties were reactive, personality-led interest groups rather than campaigning, policymaking, issue-led organizations. All the early-1950s parties – the Democratic Party, the Muslim Congress Party and the United Party – were Wolof, and Colony-based (that is, based in Buthurst, rather than up-country) and highly sectional. The Gambia had to wait until 1960 before a party with a genuinely grassroots programme emerged. This was the Protectorate People’s Party, quickly relabelled People’s Progressive Party (PPP), led by an ex-veterinary officer from Mac Carthy Island Division, David Jawara. The PPP looked to the people of the protectorate for support but was distinctly anti-chef. Instead, it spoke for rural Mandinkas and others in their resentment against corrupt chiefdoms and disenfranchised and younger Wolofs of the Colony.

The administration had overhead the constitution in 1951 and finally, after consultation with senior Gambian figures, produced a complicated new constitution in 1954. This gave real representation to the up-country Protectorate peoples for the first time but precipitated sharpened demands for greater responsibility for Gambian ministers in the government. It also put extraordinary power in the hands of the chiefs, who ere, for the most part, supporters of the colonial status quo. To avoid a crisis, another constitution was formulated in 1959, which abolished the Legislative Council and provided a parliament – the House of Representatives.

In the run-up to the 1960 elections, the Democratic and Muslim Congress parties merged as the Democratic Congress Alliance (DCA). But couldn’t shake off the widespread impression that their nominees were all puppets of the British administration. As a result, the DCA took only three seats, while the United Party of PS N’Jie (with whom the governor had recently fallen out) and David Jawara’s PPP took eight seats each. In a move to appease the Protectorate chiefs, the British governor offered the post of the prime minister to PS N’Jie, to the dismay of Jawara, who became education minister. But the 1959 constitution gave rise to further indecisive election results. More talks in 1962 resulted in yet another constitution, providing for a 36-seat House of Representatives with 32 elected seats and just four chiefs nominated by the Chiefs’ Assembly and granting universal suffrage to all citizens of 21 years and above.

The balance of power now shifted against the United Party, Jawara, and the Democratic Congress Alliance found room for co-operation and, in the 1962 elections – which were to determine the political configuration for full self-government – the two parties contested seats in concert to squeeze out the UP. This electoral alliance results were highly successful for the PPP, which won seventeen out of the 25 Protectorate seats and one of the seven Colony seats. The DCA, however, managed to gain only one seat in the colony and couldn’t shift the UP from its urban power base. As a result, with the DCA’s two elected members’ support, Jawara had an absolute majority in Parliament. Jawara and his party remained in power for the next 32 years, until the 1994 coup.

After the 1962 elections, Jawara entered into a coalition with the experienced PS N’Jie of the United Party to form the first fully independent government. Independence Day came on 19 February, 1965, when The Gambia was admitted to the Commonwealth as an independent constitutional monarchy and began five years as a parliamentary democracy, with Queen Elizabeth II as titular Head of State and Jawara Prime Minister.


The Gambia History Facts and Timeline

The history of The Gambia is much like others in the Western Africa block, with Portuguese landings and gold and slave trades, through to British and French squabbling, colonisation and eventual independence. Although this may well be one of the smallest countries in Africa, it manages to boast a growing tourism industry.

A quick glance at a map indicates a tiny slither of land buffeting the Gambia River, wedged into the southern coastline of Senegal.

Gold and Ivory

Arab traders made an appearance here from about 800 AD, followed by Muslim traders who established trade routes across the region. Gold and ivory were chief industries, but it was a burgeoning slave trade that was a defining time in The Gambia history books. The burial sites marked by the large Wassu Stone Circles hail from these early years and nowadays draw a stream of visitors.


Islam and the Arabic language came to the region during the 11th century, while The Gambia was incorporated into the Mali Empire in the early years of the 14th century. The Portuguese landed here in their quest for discovery and riches in the mid-1400s, spurring a cotton industry and eventually passing it on to the British.

British Gambia and Banjul

The English established Fort James on James Island in the middle of the 17th century, and the French, too, set up fortifications at nearby Albreda. They fought with each other into the 18th century over trading rights. Fort James also housed slaves and remains today as ruins.

At the height of the cotton slave trade, Juffure Village (east of capital Banjul) was where Kunta Kinte was captured and subsequently written about in the acclaimed book 'Roots' by Alex Hailey. Tourists enjoy the Roots Heritage Tour here, as well as checking out the Museum of Slavery at Albreda.

The capital, Banjul, was founded by Britain in the year of 1816 as a base for trade and to suppress slavery. Banjul today is worn and bustling, although still serves as a major tourist magnet, due to its noticeable colonial character. The Albert Market, Arch 22, the Banjul State House and Fort Bullen are all extremely prominent, historic landmarks based here in the capital, hinting at Gambia's history.

Colonialism History and Independence

Janjanbureh (formerly named Georgetown) was founded not long after Banjul (in 1832) and immediately set about freeing all of the slaves settled here. This town retains a colonial air and is known for its slave house, peanuts and nearby Bird Safari Camp.

The British eventually gained full control of The Gambia from the French, and for almost 100 years the country came under the crown, from 1888 onwards. Boundaries were set, slavery was officially stamped out completely in 1906, and the country headed towards self-government.

The Gambia joined the Allies in WWII, although marched on towards independence post-war, achieving this in 1965 - Independence Day is now celebrated on 18th February each year. Dawda Kairaba Jawara became president and remained so until 1994, seeing the formation of 'Senegambia' (plus Senegal) in the 1980s. The president was overthrown in a military coup in 1994, which returned The Gambia to civilian rule in 1997.

Tourism and Holiday makers

Swedish cruise ship tourists stopped off in the 1960s and told folks back home of the beauty of The Gambia's beaches, the sunshine, the hospitality and the impressive colonial landmarks of yesteryear.

Dubbed the 'Smiling Coast', the country developed a tourism industry that grew fast and is a major part of the economy today. The country itself, however, is little more than a microcosm of Africa, with a small economy, a relatively high population density and a low per capita income.


Gambia — History and Culture

Gambia’s history is not quite as dark as that of neighboring African countries which underwent violent wars, but it did experience the slave trade. The country was once an important trading port because of the River Gambia and many European powers tried to control access. It was Britain who won, making Gambia a British Protectorate by the 1820's. As a result, English became one of the national languages of the country, which makes it a friendly place to visit for foreigners.

Historia

The 5th to 11th-century empire of Ghana and the 13th- to 15th-century empire of Mali once made up the region currently known as Gambia. Towards the end of 1456, James Island welcomed the first navigators from Portugal, who immediately began trading along the coast of West Africa. From the 15th to 16th centuries, the Portuguese exchanged iron, firearms, salt, pots, gunpowder, and pans for gold, ebony, ivory, and beeswax.

Baltic Germans built their James Island fort in 1651, but the British displaced them in 1661. French ships, African kings and pirates constantly threatened the British, so newer forts were established at Bathurst (modern-day Banjul) and Barra, as well as on the mouth of the River Gamba. Fort James served as a slave post until the practice was abolished in 1807. Meanwhile, the British continued to move upstream and finally, in 1820, the entire region was declared a British Protectorate and classified a crown colony in 1888.

The desire for independence became stronger after WWI when some Gambians were recruited to join the Allies only to find out that they were still considered second-class citizens. Self-governance did not happen until 1963, and it took Gambia two more years to finally achieve complete independence. David Jawara, the People’s Progressive Party leader, was appointed the prime minister.

Gambia is the last of the Britain’s colonies to gain full independence because of its size and poverty issues, but they have showed signs of progress. In 1981, a failed coup was conducted by the military leading to the 1982 Senegambia Confederation. This almost unified Senegal and Gambia, but the idea was terminated in 1989. Both countries still maintain good ties, making it easy to go on daytrips between Gambia and Senegal.

There was another coup in 1994, and although there was no bloodshed, it halted the tourism industry. Luckily, this has since recovered in the 1996 elections when Yahya Jammeh won. In recent years, Gambia has been experiencing steady economic growth and still maintains close ties to the UK.

Cultura

Gambia may be small, but it is home to multi-cultural people with several ethnic groups. Gambians are generally bi-lingual and able to speak English. It is also common to meet locals who know three or four indiginous languages. More than 90 percent of the population is Muslim, while the rest are either animists or Christians.

The diversity contributes to the colorful local culture. While most of the practices are based on Islam, ethnic traditions are also tolerated and respected. More than 80 percent of Gambians live in rural areas, though many young people are moving into Banjul to work or study. More people are also learning Western values and habits, and many of them appreciate or listen to pop music.

It is customary to shake hands and say Salaam aleikum, which means, "Peace be upon you," as the traditional greeting. Gambians are generally peaceful and friendly, so there is no need to be afraid or embarrassed when they treat you hospitably.

Casual clothes are suitable everyday, with swimwear confined to the pool or the beach. High-end dining restaurants encourage dressing up for dinner. Businesspeople are expected to be in suits and ties or wear jackets when attending meetings.


Ver el vídeo: Sona Jobarteh - GAMBIA Official Video (Agosto 2022).