Interesante

Regla mordaza contra las peticiones abolicionistas

Regla mordaza contra las peticiones abolicionistas


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

El término "regla mordaza" ahora tiene un significado amplio y se aplica a cualquier regla que impida la discusión de un tema delicado. Cámara de Representantes en 1836, que prohibió cualquier discusión sobre la abolición de la esclavitud en Estados Unidos. Se enviaron muchas peticiones al Congreso, particularmente señalando que si bien el Congreso podría no ser capaz de reprimir la esclavitud en los estados, podría hacerlo en el Distrito de Columbia. John Quincy Adams, el oponente más consistente de la regla, se propuso leer algunos de ellos en la apertura de cada sesión, cuando la regla se debatía antes de aprobarse. leer las peticiones y luego votar oficialmente para ignorarlas. En febrero de 1837, John C. Calhoun pronunció un discurso en el que habló en contra de las peticiones y a favor de una regla mordaza en el Senado:

No pertenezco a la escuela que sostiene que la agresión se debe afrontar con concesiones. El mío es el credo opuesto, que enseña que las usurpaciones deben cumplirse al principio, y que aquellos que actúan según el principio opuesto están preparados para convertirse en esclavos. En este caso, en particular, considero que la concesión o el compromiso son fatales. Si concedemos una pulgada, la concesión seguiría a la concesión; el compromiso seguiría al compromiso, hasta que nuestras filas estuvieran tan rotas que la resistencia efectiva sería imposible. Debemos enfrentarnos al enemigo en la frontera, con la firme determinación de mantener nuestra posición en cada peligro.

El Senado no promulgó ninguna regla mordaza y la regla mordaza de la Cámara expiró en 1844.


Regla mordaza contra las peticiones abolicionistas - Historia

Luchas por la esclavitud:
La regla & # 147Gag & # 148

¿Estoy amordazado o no? & # 148

Representante John Quincy Adams respondiendo a la regla mordaza en la Cámara de Representantes, 25 de mayo de 1836

La Constitución garantiza a los ciudadanos el derecho a "solicitar al gobierno la reparación de sus agravios". Los estadounidenses del siglo XIX ejercieron este derecho enérgicamente. En cada sesión, el Congreso recibió peticiones & quot; respetuosamente & quot; pero & quot; citaron fervientemente orando & quot para que se actuara. En 1834, la American Anti-Slavery Society inició una campaña de peticiones contra la esclavitud. Durante los siguientes años, el número de peticiones enviadas al Congreso aumentó drásticamente. En 1837 & # 15138, por ejemplo, los abolicionistas enviaron más de 130.000 peticiones al Congreso pidiendo la abolición de la esclavitud en Washington, DC. A medida que los opositores antiesclavistas se volvieron más insistentes, los miembros del Congreso del Sur fueron cada vez más inflexibles en su defensa de la esclavitud.

En mayo de 1836, la Cámara aprobó una resolución que automáticamente "entabló" o pospuso la acción sobre todas las peticiones relacionadas con la esclavitud sin escucharlas. Se aprobaron versiones más estrictas de esta regla mordaza en congresos sucesivos. Al principio, solo un pequeño grupo de congresistas, encabezado por el representante John Quincy Adams de Massachusetts, se opuso a la regla. Adams utilizó una variedad de tácticas parlamentarias para tratar de leer las peticiones de esclavitud en el piso de la Cámara, pero cada vez fue víctima de la regla. Gradualmente, a medida que crecía el sentimiento antiesclavista en el Norte, más congresistas del Norte apoyaron el argumento de Adams de que, cualquiera que sea su opinión sobre la esclavitud, reprimir el derecho a presentar una petición estaba mal. En 1844, la Cámara anuló la regla mordaza sobre una moción presentada por John Quincy Adams.


La regla de la mordaza

Resumen y definición de la regla mordaza
Resumen y definición: La regla mordaza, también llamada Ley mordaza, era una regulación legislativa que limitaba la discusión o el debate sobre un tema en particular. Entre 1836 y 1844, la Cámara de Representantes de los Estados Unidos adoptó una serie de resoluciones y regulaciones que prohibieron las peticiones que pedían la Abolición de la Esclavitud; estas directivas se conocieron como la Regla Mordaza, ya que suprimían la discusión de temas relacionados con la esclavitud. John Quincy Adams, un ex presidente que continuó en la política como miembro de la Cámara de Representantes se opuso firmemente a la Regla Mordaza y emergió como el líder de quienes se oponían a ella.

¿Qué era la regla mordaza?
¿Cuál fue la regla mordaza que se aprobó en 1836? La Regla Mordaza de 1836 fue la primera de una serie de resoluciones formales aprobadas por la Cámara de Representantes el 26 de mayo de 1836 para evitar la lectura de las peticiones de los electores que pedían la abolición de la esclavitud. La Mordaza del Congreso estipulaba que:

& quotTodas las peticiones, memoriales, resoluciones, proposiciones o documentos que se relacionen de cualquier manera o en cualquier medida con el tema de la esclavitud o la abolición de la esclavitud, deberán, sin ser impresos o referidos, ser depositados sobre la mesa
y no se tomará ninguna otra acción al respecto.

La regla de la mordaza para niños: Henry Laurens Pinckney
La 'Regla de la mordaza' fue el nombre que se le dio inmediatamente a la tercera de una serie de tres resoluciones tomadas por Henry Laurens Pinckney de Carolina del Sur el 8 de febrero de 1836 que automáticamente "archivó" todas las peticiones contra la esclavitud, impidiendo que se leyeran o discutieran. en la Cámara de Representantes, amordazando efectivamente todas esas peticiones. La primera de las resoluciones de Pinckney fue que el Congreso no tenía autoridad constitucional para interferir con la esclavitud en los estados. La segunda de las resoluciones de Pinckney fue que "no debería" interferir con el tema de la esclavitud en el Distrito de Columbia y la tercera fue la infame "regla mordaza". La Cámara de Representantes aprobó las Resoluciones Pinckney el 26 de mayo de 1836.

¿Por qué sucedió la regla mordaza? Los abolicionistas
¿Por qué sucedió la regla de la mordaza? ¿Qué motivó las resoluciones de Pinckney? El Movimiento Abolicionista fue establecido en 1830. Su objetivo era abolir la esclavitud y uno de los métodos adoptados para lograr este objetivo fue ejercer presión política a través de peticiones a las legislaturas sobre el tema. Las peticiones contra la esclavitud comenzaron lentamente, pero se convirtieron en una avalancha en 1835 cuando los crecientes miembros del Movimiento Abolicionista comenzaron a imprimir y distribuir numerosas peticiones. El protocolo requería que los primeros 30 días de cada sesión del Congreso se dedicaran a la lectura de las peticiones de los constituyentes. Después de los 30 días, las peticiones se leyeron en la Cámara de Representantes cada dos lunes. Cada petición se leyó primero en voz alta, luego se imprimió y finalmente se asignó a un comité que podía optar por abordarla o ignorarla. Hubo tantas peticiones que el comité dejó de informar sobre las numerosas peticiones contra la esclavitud que estaba manejando. Los representantes del Sur, encabezados por John C. Calhoun, estaban indignados por las peticiones contra la esclavitud y pensaron que las peticiones eran un insulto para los esclavistas del Sur. La situación provocó las tres Resoluciones Pinckney, que incluían la 'Regla de la mordaza'.

La regla de la mordaza para niños: John Quincy Adams
John Quincy Adams, ex presidente de los Estados Unidos, continuó en la política después de su mandato como miembro de la Cámara de Representantes. John Quincy Adams era un abolicionista ferviente y estaba presentando muchas de las peticiones contra la esclavitud. Adams comenzó a presentar petición tras petición, solicitando al Congreso que prohibiera la esclavitud en el Distrito de Columbia. John Quincy Adams expresó su preocupación por el hecho de que las peticiones contra la esclavitud fueran "presentadas" por los comités, lo que impedía que se leyeran o discutieran en la Cámara. Adams creía que se trataba de una infracción de la libertad de expresión y de inconstitucionalidad.

La regla mordaza para niños: la Primera Enmienda y el derecho de petición
Uno de los derechos más importantes de los estadounidenses fue el derecho de petición. En los viejos tiempos coloniales, el Parlamento británico se había negado incluso a escuchar las peticiones presentadas por los colonos. La Primera Enmienda de la Constitución prohibió al Congreso hacer cualquier ley para evitar que los ciudadanos de los Estados Unidos presenten solicitudes.

El Congreso no hará ninguna ley. prohibiendo el. libertad de expresión. y para solicitar al Gobierno una reparación de agravios ''.

Por lo tanto, la Primera Enmienda de la Constitución permite a los ciudadanos estadounidenses expresar sus opiniones al gobierno, especialmente en situaciones en las que creen que son injustas, lo que permite a las personas solicitar al gobierno que "corrija un error".

¿Cuál fue el propósito de la regla mordaza?
¿Cuál fue el propósito de la regla mordaza? El Congreso no pudo evitar que las personas contra la esclavitud presentaran una petición al gobierno, pero sí pudieron evitar que las peticiones se leyeran cuando se presentaran. Lo hicieron aprobando las & quot; resoluciones de gag & quot de Pinckney. John Quincy Adams protestó contra las resoluciones de Pinckney por considerarlas una violación de los derechos de sus electores. Pero las resoluciones se convirtieron en ley en mayo de 1836.

La regla mordaza para niños: aprobar nuevas 'reglas mordaza'
La 'Regla de la mordaza' solo se podría convertir en ley para una sola sesión de la Cámara. La aprobación de una nueva regla mordaza se convirtió en una de las primeras órdenes de una nueva sesión del Congreso. La primera renovación de la Resolución de Pinckney se aprobó el 18 de enero de 1837. John Quincy Adams respondió solicitando una petición, firmada por 22 esclavos, que se enviaría al Portavoz (Joab Lawler), en lugar de al secretario que normalmente recibía Anti-esclavitud. peticiones. Esta acción causó un caos absoluto en la Cámara, los miembros del Sur estaban alborotados exigiendo que se censurara a John Quincy Adams por "falta de respeto a esta Cámara". Waddy Thompson de Carolina del Sur tomó la siguiente resolución el 6 de febrero de 1837:

--Que el honorable John Quincy Adams, por el intento que acaba de hacer de presentar una petición que supuestamente
ser de esclavos, ha sido culpable de una grave falta de respeto a esta Casa, y que sea llevado instantáneamente al bar
para recibir la severa censura del Portavoz & quot

Regla mordaza para niños
La información sobre la regla mordaza proporciona datos interesantes e información importante sobre este importante evento que ocurrió durante la presidencia del sexto presidente de los Estados Unidos de América.

¿Cuándo se derogó la Regla Mordaza?
¿Cuándo se derogó la Regla Mordaza? La regla mordaza fue derogada el 3 de diciembre de 1844 cuando la Cámara de Representantes encabezada por John Quincy Adams y los pro-abolicionistas revocaron la regla mordaza (Regla 21 de la Cámara, Regla 23 de la Cámara y Regla 25 de la Cámara) sobre las peticiones abolicionistas. La Cámara votó a favor de rechazar la regla mordaza por 108 votos contra 80.

La importancia de la regla mordaza
El significado de la regla mordaza fue el siguiente:

& # 9679 La regla mordaza impulsó el crecimiento del sentimiento contra la esclavitud en el norte
& # 9679 Muchos estadounidenses, que se preocupaban poco por los esclavos y no simpatizaban con el Movimiento Abolicionista, estaban indignados por la Regla Mordaza y su violación inconstitucional de la libertad de prensa y el derecho de petición.
& # 9679 Los norteños comenzaron a solicitar que se estableciera un límite a la extensión de la esclavitud
& # 9679 Los sureños se unieron para resistir todos los intentos de interferir con la esclavitud, decididos a agregar nuevos estados esclavistas a los EE. UU.
& # 9679 La controversia sobre la Regla Mordaza destacó el tema de la esclavitud que eventualmente conduciría al estallido de la Guerra Civil.
& # 9679 Esta regla contribuyó a las causas de la Guerra Civil

Gag Rule - Video del presidente John Quincy Adams
El artículo sobre la regla mordaza ofrece una descripción general de uno de los temas importantes de su mandato presidencial. El siguiente video de John Quincy Adams le brindará datos y fechas importantes adicionales sobre los eventos políticos vividos por el sexto presidente estadounidense, cuya presidencia abarcó desde el 4 de marzo de 1825 hasta el 4 de marzo de 1829.

Regla mordaza - Historia de EE. UU. - Datos sobre la regla mordaza - Evento importante - Regla mordaza - Definición - Abominaciones - Estadounidense - Regla mordaza - EE. UU. - Historia de EE. UU. - Regla mordaza - América - Regla mordaza - Fechas - Historia de Estados Unidos - Historia de EE. UU. Para niños - Niños - Escuelas - Tareas - Regla mordaza - Importante - Hechos - Historia - Historia de los Estados Unidos - Importante - Eventos - Historia - Regla mordaza - Interesante - Regla mordaza - Información - Información - Abominaciones - Historia estadounidense - Hechos - Regla mordaza - Histórico - Eventos importantes: regla de la mordaza


Regla mordaza

Entre 1836 y 1844, la Cámara de Representantes de Estados Unidos adoptó una serie de resoluciones y reglas que prohibieron las peticiones que pedían la ABOLICIÓN de ESCLAVITUD. Estas medidas, conocidas como reglas mordaza, presentaron efectivamente peticiones contra la esclavitud sin someterlas a los procedimientos habituales de la Cámara. La protesta pública por las reglas mordaza finalmente ayudó a la causa contra la esclavitud, y el feroz debate de la Cámara sobre su futuro anticipó conflictos posteriores sobre la esclavitud.

La presentación de peticiones al Congreso ha sido una característica del sistema político estadounidense desde sus inicios. los PRIMERA ENMIENDA de la Constitución de los Estados Unidos garantiza "el derecho del pueblo y del infierno a solicitar al gobierno una reparación de agravios". Utilizadas por primera vez en Inglaterra, las peticiones se han considerado un medio importante para que la gente comunique sus quejas a sus representantes u otros funcionarios públicos.

Cuando se instituyó la primera regla mordaza en 1836, el protocolo de la Cámara requería que los primeros treinta días de cada sesión del Congreso se dedicaran a la lectura de las peticiones de los constituyentes. Después de esos treinta días, las peticiones se leían en la Cámara cada dos lunes. Cada petición se leyó en voz alta, se imprimió y se asignó a un comité apropiado, que podría optar por abordarla o ignorarla. Este procedimiento tradicional había sido interrumpido en 1835, cuando la Cámara comenzó a recibir un gran número de peticiones que abogaban por la abolición de la esclavitud. Muchas de las peticiones fueron organizadas por la American Anti-Slavery Society, que se había formado en 1833.

Los representantes del sur, muchos de los cuales eran propietarios de esclavos y no pensaban en abolir la esclavitud, estaban indignados por las peticiones contra la esclavitud. En diciembre de 1835, los sureños, uniéndose con los demócratas del norte, ganaron una votación para presentar una petición que pedía la abolición de la esclavitud en el Distrito de Columbia. Rompiendo el precedente establecido, la facción pro-esclavitud también ganó una votación para negar a la petición su discusión habitual, impresión y remisión al comité.

Este procedimiento para "amordazar" las peticiones de abolición se convirtió en una resolución formal de la Cámara el 26 de mayo de 1836: "Todas las peticiones, memoriales, resoluciones, proposiciones o documentos que se relacionen de cualquier manera o en cualquier medida con el tema de la esclavitud o la abolición de la esclavitud, sin ser impreso o referido, será puesto sobre la mesa y no se tomará ninguna otra acción al respecto ". La resolución provocó una fuerte oposición de muchos norteños, quienes la percibieron como una violación de su tradicional DERECHOS CIVILES. JOHN QUINCY ADAMS, ex presidente y ahora representante de Massachusetts, emergió como el líder de un esfuerzo para revocar la nueva resolución. JOHN C. CALHOUN (D-S.C.), Aunque era miembro del Senado en lugar de la Cámara, orquestó la batalla para preservarlo.

La facción esclavista logró renovar la resolución mordaza, que expiraba al final de cada sesión del Congreso, en ambas sesiones del Vigésimo Quinto Congreso (1837 & ndash39). El 28 de enero de 1840, volvió a tener éxito cuando ganó una votación para convertir la resolución en la Regla 21 de la Cámara (en versiones posteriores, Reglas 23 y 25):

Ninguna petición, memorial, resolución u otro documento que reza por la abolición de la esclavitud en el Distrito de Columbia, o cualquier estado o territorio, o la trata de esclavos entre los estados o TERRITORIOS DE ESTADOS UNIDOS, en el que ahora existe, será recibido por esta Cámara, o entretenido de cualquier forma. Como regla formal de la Cámara en lugar de una resolución, la regla mordaza era ahora una parte permanente del procedimiento de la Cámara y no tenía que renovarse por votación en cada sesión.

Esta nueva regla mordaza provocó una oposición aún más fuerte. Mientras que la resolución mordaza anterior presentó peticiones contra la esclavitud después de que fueron recibidas, la nueva regla mordaza no permitía que se recibieran peticiones. También fue más extremo que el enfoque del Senado, que era recibir tales peticiones pero responderlas negativamente. Como resultado de estos cambios, los norteños que anteriormente habían apoyado la mordaza ahora se unieron a Adams para oponerse a ella. Varios años después, el 3 de diciembre de 1844, los que se oponían a la regla mordaza finalmente lograron derogarla.

El término regla de la mordaza también se ha aplicado a las regulaciones presidenciales que prohíben ABORTO asesoramiento por parte de empleados de clínicas de planificación familiar que recibieron un tipo particular de financiamiento federal.


Transcripción de fuente primaria

AL CONGRESO DE LOS ESTADOS UNIDOS

SUS PETICIONARIOS, Señoras de la ciudad de __________________, en el condado de _______________, y en el estado de ________________, pidan permiso para representar ante su honorable cuerpo, que el pueblo de los Estados Unidos ha otorgado al Congreso, por el primer artículo de la Constitución Federal. , “Legislación exclusiva, en todos los casos”, sobre el Distrito de Columbia.

Sus peticionarios no le piden a su honorable organismo que legisle la abolición de la esclavitud en los diversos estados donde existe, pero sí representan respetuosamente ese deber para con su país, la humanidad y Dios, prohíbe al Congreso ejercer su poder de “exclusividad”. legislación ”, PERPETUAR LA ESCLAVITUD Y EL COMERCIO DE ESCLAVOS en la Capital de la República Americana. Las actas del Congreso aprobadas hasta ahora para el gobierno de dicho Distrito de hecho lo hacen.

Si estas leyes van a ser derogadas alguna vez, y la esclavitud y la trata de esclavos en ese Distrito van a cesar alguna vez, debe ser por acción del Congreso. Sus peticionarios creen que ningún momento puede ser más favorable para tal acción que el presente. Por lo tanto, suplican muy respetuosa pero sinceramente a su honorable cuerpo que apruebe sin demora las leyes que, a su juicio, parezcan justas y adecuadas para la abolición total de la esclavitud y la trata de esclavos en el Distrito de Colombia.


28. Crece el sentimiento abolicionista


La mayoría de los personajes afroamericanos de la novela de Harriet Beecher Stowe La cabaña del tío Tom son transportados a África al final de la novela, causando controversia entre abolicionistas y afroamericanos libres.

A medida que la industria del algodón se afianzaba y la esclavitud se afianzaba cada vez más en el sur de Estados Unidos, la oposición a la Institución Peculiar comenzó a crecer.

La primera solución ampliamente aceptada a la cuestión de la esclavitud en la década de 1820 fue la colonización. En efecto, los partidarios de la colonización querían trasplantar la población esclava de regreso a África. Su filosofía era simple: los esclavos fueron traídos a Estados Unidos involuntariamente. ¿Por qué no darles la oportunidad de disfrutar de la vida como si nunca hubiera tenido lugar una migración tan forzada? Se recaudaron fondos para transportar afroamericanos liberados a través del Atlántico en la dirección opuesta. La nación de Liberia fue creada como un refugio para los ex esclavos estadounidenses.

Pero la mayoría de los afroamericanos se opusieron a esta práctica. La gran mayoría nunca había pisado suelo africano. Muchos afroamericanos creían con razón que habían ayudado a construir este país y merecían vivir como ciudadanos libres de Estados Unidos. A finales de la década, nació un movimiento abolicionista en toda regla.

Estos nuevos abolicionistas eran diferentes de sus antepasados. Las sociedades contra la esclavitud habían existido en Estados Unidos desde 1775, pero estos activistas eran más radicales. Los primeros abolicionistas pidieron el fin gradual de la esclavitud. Apoyaron la compensación a los propietarios de esclavos por su pérdida de propiedad. Recaudaron dinero para la compra de esclavos a fin de otorgar libertad a individuos seleccionados.


Muchos esclavos fugitivos murieron camino a la libertad en el Ferrocarril Subterráneo. Esta piedra que marca la tumba de un huérfano esclavo fugitivo de cuatro años se encuentra en Oberlin, Ohio, una ciudad conocida por ayudar a los esclavos a escapar.

Los nuevos abolicionistas pensaban de manera diferente. Vieron la esclavitud como una plaga en Estados Unidos. Debe ponerse fin de inmediato y sin indemnización a los propietarios. Enviaron peticiones al Congreso y a los estados, hicieron campaña para el cargo e inundaron el sur con literatura incendiaria.

No hace falta decir que las cejas se levantaron en todo el norte y el sur. Pronto se trazaron las líneas de batalla. El presidente Andrew Jackson prohibió a la oficina de correos entregar literatura abolicionista en el sur. En la Cámara de Representantes se aprobó una "regla mordaza" que prohibía la discusión de proyectos de ley que restringían la esclavitud. Los abolicionistas fueron atacados físicamente por sus francas opiniones contra la esclavitud. Mientras que las iglesias del norte se unieron a la causa abolicionista, las iglesias del sur usaron la Biblia para defender la esclavitud.

Los abolicionistas siempre fueron una minoría, incluso en vísperas de la Guerra Civil. Su obstinada determinación de poner fin a la esclavitud humana fue una lucha que persistió durante décadas. Aunque en su mayoría pacíficos al principio, a medida que cada lado se arraigaba cada vez más firmemente, las plumas se cambiaron por espadas. Se había plantado profundamente otra semilla de conflicto seccional.


James Buchanan compró y liberó esclavos, pero no por la razón que podría pensar

De vez en cuando, surge un rumor histórico que podría cambiar la forma en que ves una figura del pasado. Tomemos a James Buchanan. Aunque a menudo se culpa al decimoquinto presidente por la inacción en los años previos a la Guerra Civil, algunos afirman que compró y luego liberó esclavos debido a su odio personal hacia la institución.

Entonces, ¿la historia es verdad o mito? Resulta que Buchanan hizo compra, luego libera esclavos & # x2014pero no por la razón que podrías pensar.

En 1834, Buchanan se postuló para el Senado, una propuesta políticamente arriesgada en las décadas anteriores a la guerra. En ese momento, la cuestión de si los estados tenían derecho a permitir la esclavitud & # x2014 y si los estados más nuevos del país en rápido crecimiento & # x2019 deberían ser esclavos o libres & # x2014 era un tema político candente. Después de haber aprobado la Ley de Abolición Gradual en 1780, Pensilvania no era un estado esclavista, pero muchos otros estados lo eran, y Buchanan consideró importante mantener una imagen neutral para asegurar el capital político de ambos lados.

Retrato de James Buchanan. (Crédito: Biblioteca del Congreso)

Pero cuando Buchanan fue a visitar a su familia antes de las elecciones, se enteró de una bomba que podría arruinar su posición neutral cuidadosamente cultivada. Resultó que su hermana Harriet, que vivía en Virginia con su esposo, un ministro, tenía dos esclavas y una madre y una hija llamadas Daphne y Ann Cook.

Esto tenía el potencial de explotar en la cara de Buchanan & # x2019, y él lo sabía. Como señala el biógrafo Philip S. Klein, & # x201C esto fue dinamita política. & # X201D Si se corriera la voz sobre los esclavos, podría parecer que Buchanan apoyaba la esclavitud & # x2014 o sería una prueba de su hipocresía si hacía declaraciones contra la esclavitud. Así que a Buchanan se le ocurrió una solución ingeniosa & # x2014 para deshacerse de este problema potencial liberando a los dos esclavos.

Pero el cálculo político no fue la única razón por la que Buchanan compró a los esclavos. Su necesidad personal de sirvientes también parece haber influido en la decisión. & # x201C De todos modos, pensó Buchanan, & # x201D le escribió a Klein, & # x201C, esto podría ayudar a resolver su problema de sirviente de la casa & # x201D.

En ese momento, las mujeres administraban sirvientas domésticas y organizaban la administración de las tareas domésticas. Buchanan, que era soltero, no tenía esposa para hacerlo. En algún momento de 1834, contrató a Esther Parker, la hija de un posadero local, como su ama de llaves. Conocida como & # x201CMiss Hetty, & # x201D, le sirvió durante 34 años y se convirtió en una amiga y confidente de confianza.

Pero un ama de llaves necesitaba sirvientes para administrar, y Buchanan no tenía ninguno. Entonces, en lugar de liberar a los esclavos, los convirtió en sus sirvientes. Los documentos de venta incluían un acuerdo de que Daphne, entonces de 22 años, estaría contratada a su servicio durante siete años. Se requirió que su hija de 5 años, Ann, sirviera a Buchanan durante 23 años. Los Cook podrían ser técnicamente libres, pero en realidad estuvieron atados a él durante años.

Sus deberes en el extranjero le permitieron evitar verse envuelto en el conflicto interno por la esclavitud. Ese aislamiento, que terminó cuando fue elegido presidente en 1856, contribuyó al fracaso de su administración.

La esclavitud era ilegal en Pensilvania, pero la historia de Cooks & # x2019 no es única. Como señalan los historiadores Gary B. Nash y Jean R. Soderlund, la servidumbre por contrato continuó en Pensilvania mucho después de haber sido abandonada en la mayoría de los estados y era común para los negros libres de la era & # x2014 una especie de & # x201C zona crepuscular entre la esclavitud y la libertad &. # x201D

La ambigua transacción resume las enigmáticas actitudes del futuro presidente hacia la institución de la esclavitud. Como candidato y, más tarde, senador, fue tildado de & # x201CDoughface & # x201D & # x2014, un término despectivo utilizado para identificar a un norteño que simpatizaba con los sureños en lo que respecta a la esclavitud.

Cuando el Senado intentó silenciar las peticiones abolicionistas con una regla mordaza en 1836, Buchanan se opuso a ella, pero utilizó un argumento de derechos de los estados que podría usarse para defender la esclavitud como lo hizo él. Pero también se negó a apoyar el Wilmot Proviso, una ley propuesta que habría prohibido la esclavitud en todo el territorio que Estados Unidos ganó de México (incluido Texas) al final de la guerra entre México y Estados Unidos. También apoyó el regreso de los esclavos fugitivos a sus amos.

Cuando Buchanan se convirtió en presidente en 1857, restó importancia al tema de la esclavitud y si debería ser legal en la expansión del territorio estadounidense que estaba a punto de destrozar el país. & # x201C Este es, felizmente, un asunto de poca importancia práctica, & # x201D, declaró en su discurso inaugural. Dos días después, la Corte Suprema falló contra el derecho a la libertad de Dred Scott & # x2019 en lo que ahora se considera una de sus decisiones más notorias & # x2014, una decisión que se cree que Buchanan influyó como parte de su deseo de mantener la paz entre abolicionistas y estados & # x2019 defensores de los derechos.

Buchanan presionó activamente a la Corte Suprema para que dictaminara en el caso Dred Scott de 1857 que el Congreso no tenía derecho a prohibir la esclavitud.

Al presentar la esclavitud como un problema que solo los estados podían decidir, Buchanan pensó que estaba abriendo la puerta a una unión más pacífica. Hoy, sin embargo, se cree que su inacción ayudó a sentar las bases para la Guerra Civil.

Pero la visión personal de Buchanan sobre la esclavitud era un poco más ambigua de lo que su postura pública podría sugerir. En palabras de su sobrino e hijo adoptivo, James Buchanan Henry, el presidente & # x201C simplemente lo toleró como un hecho legal & # x2026, no lo admiraba en absoluto & # x201D.

Henry continúa diciendo que sabía de varios casos en los que el presidente compró la libertad para esclavos en Washington, luego los llevó a Pensilvania, & # x201 y los dejó para pagarle si podían con sus salarios. & # X201D ¿Buchanan tenía otros contratados? sirvientes & # x2014 o simplemente comprar y liberar esclavos bajo el radar? No está claro. Cuando se trata de James Buchanan y la esclavitud, parece que las cosas nunca fueron tan simples como parecen.

REVISIÓN DE HECHOS: Nos esforzamos por la precisión y la equidad. Pero si ve algo que no se ve bien, ¡haga clic aquí para contactarnos! HISTORIA revisa y actualiza su contenido con regularidad para asegurarse de que sea completo y preciso.


Hablando históricamente: nuestra parte en la historia

En junio de 1835, la recién formada Sociedad Antiesclavista de New Hampshire se reunió en Concord. Entre las muchas resoluciones aprobadas se encuentra esta: & ldquoResuelto, Que esta Sociedad recomiende encarecidamente a todos sus auxiliares, que circulen, tan pronto como sea posible, en sus respectivas vecindades, peticiones para la abolición de la esclavitud y la trata de esclavos en el Distrito de Columbia, y remitir el mismo al Congreso, en la apertura de la próxima sesión de ese órgano. & rdquo

La cuestión de la esclavitud, que incluso los abolicionistas tenían que admitir que estaba reconocida como legal por la Constitución de los Estados Unidos, se había convertido en una cuestión divisoria e intratable en la década de 1830. No se había marchitado, como muchos esperaban, debido a las fuerzas económicas. Incluso con la eliminación de la importación de esclavos dictada constitucionalmente en 1808, el uso de la esclavitud basada en la raza continuó sin cesar. En la mayor parte del norte, el uso de mano de obra esclavizada era poco común y muchos estados habían prohibido la práctica (aunque no en New Hampshire). Durante las primeras décadas de la república, la mayoría de los norteños tenían una actitud de "dejar y dejar vivir". Había disgusto por la esclavitud, pero si otras personas la querían, que así fuera.

Sin embargo, la opinión pública puede cambiar, y lo hace, a veces con bastante rapidez. Puede ser difícil determinar las opiniones de la población de Exeter y rsquos. Es de destacar que, de los 105 delegados a la primera reunión de la Sociedad Antiesclavista de New Hampshire, ninguno era de Exeter.

Sin embargo, un año antes, un redactor del Exeter News-Letter había preguntado: "¿Están abiertas las columnas del News-Letter para una discusión sobre el tema de la esclavitud?" Si lo son, sería gratificante para mí que el tema se discutiera con franqueza en ellos. Mldrit es un sistema que mantiene a más de una sexta parte de nuestra población en una servidumbre, el más servil, y ndash, que considera a los seres racionales e inmortales como artículos de tráfico y mercancías vendibles. & ndash propiedad comercial & ndash que no reconoce obligaciones sociales & ndash ninguna relación natural & ndash que arranca sin piedad al niño de la madre, a la esposa del esposo, al padre del niño, y les excluye los medios de educación. Pero me siento inadecuado para describir un sistema tan horrible tan detestable. ¿Cuál es el remedio más eficaz para la esclavitud en este país, la colonización africana o la emancipación inmediata? Para actuar correctamente, necesitamos información sobre esta importante causa. & Rdquo Fue un motivo de discusión.

John Gerrish, el editor del News-Letter, aunque más que dispuesto a dedicar un espacio de columna semanal al tema igualmente divisivo de la templanza, no lo estaba permitiendo. "Como se advirtió en la actualidad", respondió, "dudamos de la conveniencia de abrir las columnas del News-Letter a una discusión prolongada sobre este tema". Creemos que la gente de Nueva Inglaterra está universalmente convencida de los males de la esclavitud y, para gran desgracia de los ciudadanos del Sur, la circulación del Newsletter se limita prácticamente a los Estados del Norte. cualquier problema, insinuó.

Desafortunadamente, evitar el problema se volvió imposible. Los primeros abolicionistas eran, en palabras del Dr. William Perry, de Exeter & rsquos, "abusivo de todos los que no estaban de acuerdo con ellos". Recuerda, "puedo recordar el sentimiento amargo que existía contra los principales líderes y oradores". &ndash unrelenting pressure on an issue.

In the collections of the Exeter Historical Society, there are three petitions addressed to Congress. &ldquoThe undersigned, women of Exeter, New Hampshire, believing that slavery is a sin, and therefore &lsquoa reproach to any people,&rsquo especially the free, enlightened and liberal government of which your honorable body form a part and being grieved at its existence in the capital of our beloved country, the District over which you have exclusive jurisdiction, do unite our fervent, importunate petitions with the thousands already presented, that you would immediately abolish Slavery in the District of Columbia, that henceforth, whoever breathes its air or touches its soil may be free.&rdquo

Over 130 women signed the petitions. If the petitions made their way to Washington, they would have been included in the epic stand-off then taking place in Congress.

When the petition drive began, in 1834, there was a power play between the north and south. Congress was rife with violence &ndash fistfights, canings, duels, and weapons were common on the floor. Northerners, who favored a non-physical approach, often faced political blow back from voters at home when they confronted their more bombastic colleagues from the southern states. To deal with the petitions, Congress imposed a gag rule &ndash all petitions or letters regarding slavery were immediately tabled.

Historian Joanne Freeman, in her recent book &ldquoThe Field of Blood: Violence in Congress and the Road to Civil War,&rdquo has this to say, &ldquoThe imposition of gag rules galvanized the North by attacking their fundamental rights of petition, representation, and free speech, and highlighting the degree to which a tyrannical Slave Power held the reins of power in Washington. Northerners responded by demanding that their congressmen fight for their rights, though with words and votes rather than fists and weapons.&rdquo The gag rule was in place from 1836 through 1844. Abolitionist congressmen kept the pressure on. Each session would include an attempt to read the petitions &ndash often by John Quincy Adams, a man not known to back down. The attempts to silence the issue by bullying and calls for appeasement did not prove successful. It did not calm tempers or bring the congress together. &ldquoEventually,&rdquo says Freeman, &ldquoeven the rule&rsquos staunchest supporters saw its failings. Instead of stifling dangerous talk, gag rules inspired it, causing dissention on the floor, drastically increasing the number of antislavery petitions, and rousing the Northern public to demand their rights of representation, petition, and free speech, and to elect congressmen who shared their convictions.&rdquo The issue of slavery was not solved smoothly in the United States &ndash and we still suffer from its legacy of injustice. Before justice, there must be accountability.


William Slade / The Gag Rule

A graduate of Middlebury College admitted to the bar in 1810, Slade was a formidable activist opposed to the war with Mexico. He compiled the first Vermont State Papers y Laws of Vermont to 1824. The centerpiece of his career came when he was elected to Congress on the Anti-Masonic ticket in 1831, and was reelected as a Whig. , A strong proponent of public education, Slade advanced a program of education reform during his term as Vermont s 17th governor. He was corresponding secretary of the Board of National Popular Education, which he co-founded with Catherine Beecher. , The Gag Rule. 1836-1844 In the 1830s, Americans were becoming outspoken about slavery, inundating Congress with abolitionist petitions. Southern legislators believed slavery was protected by the U.S. Constitution and changes to the practice threatened their livelihood. Conflict ensued, pitting northern abolitionists against many members of Congress. , Vermont s William Slade was at the center of this fight, working with John Quincy Adams, to bring the debate to the House of Representatives. A resolution passed in 1836 instituted a “gag rule,” the first instance of a practice forbidding the House from considering anti-slavery petitions. Repealed in 1844, the gag rule involved acrimonious sectional conflict and anticipated the Civil War in its violent energy.

A graduate of Middlebury College admitted to the bar in 1810, Slade was a formidable activist opposed to the war with Mexico. He compiled the first Vermont State Papers y Laws of Vermont to 1824. The centerpiece of his career came when he was elected to Congress on the Anti-Masonic ticket in 1831, and was reelected as a Whig.

A strong proponent of public education, Slade advanced a program of education reform during his term as Vermont s 17th governor. He was corresponding secretary of the Board of National Popular Education, which he co-founded with Catherine Beecher.

The Gag Rule. 1836-1844 In the 1830s, Americans were becoming outspoken about slavery, inundating Congress with abolitionist petitions. Southern legislators believed slavery was protected by the U.S. Constitution and changes to the practice threatened their livelihood. Conflict ensued, pitting northern abolitionists against many members of Congress.

Vermont s William Slade was at the center of this fight, working with John Quincy Adams, to bring the debate to the House of Representatives. A resolution passed in 1836 instituted

a “gag rule,” the first instance of a practice forbidding the House from considering anti-slavery petitions. Repealed in 1844, the gag rule involved acrimonious sectional conflict and anticipated the Civil War in its violent energy.

Erected 2017 by Vermont Division for Historic Preservation.

Temas y series. This historical marker is listed in these topic lists: Abolition & Underground RR &bull Education &bull Government & Politics. In addition, it is included in the Former U.S. Presidents: #06 John Quincy Adams series list. A significant historical year for this entry is 1831.

Localización. 43° 57.707′ N, 73° 12.566′ W. Marker is in Cornwall, Vermont, in Addison County. Toque para ver el mapa. Marker is at or near this postal address: 2598 VT Route 30, Middlebury VT 05753, United States of America. Toque para obtener instrucciones.

Otros marcadores cercanos. Al menos otros 8 marcadores se encuentran a 5 millas de este marcador, medidos en línea recta. Cornwall Remembers (within shouting distance of this marker) Birthplace of Ray Fisher (approx. 3.9 miles away) Town & Gown (approx. 4 miles away) John Deere (approx. 4.1 miles away) Marble Works Memorial Bridge (approx. 4.1 miles away) The Battell Block (approx. 4.1 miles away) Middlebury Civil War Memorial (approx. 4.2 miles away) Ancient Paths (approx. 4.2 miles away).


Our Part in History

This "Historically Speaking" column was published in the Exeter News-Letter on Friday, January 15, 2021.

In June of 1835, the newly formed New Hampshire Anti-Slavery Society met in Concord. Among the many resolutions passed was this: “Resolved, That this Society earnestly recommend to all its auxiliaries, to circulate, as soon as practicable, in their respective vicinities, petitions for the abolition of slavery and the slave trade in the District of Columbia, and forward the same to Congress, at the opening of the next session of that body.”

The issue of slavery, which even abolitionists had to admit was recognized as legal by the United States Constitution, had become a divisive, intractable, issue by the 1830s. It had not, as many had hoped, withered away due to economic forces. Even with the constitutionally dictated elimination of slave importation in 1808, the use of racially based enslavement continued unabated. In most of the north, the use of enslaved labor was uncommon – many states had outlawed the practice (although not New Hampshire). During the early decades of the republic, most northerners had a ‘live and let live’ attitude. There was a distaste for slavery, but if other people wanted it, so be it.

However, public opinion can and does change – sometimes quite swiftly. It can be difficult to get a fix on the views of Exeter’s population. It is notable that, of the 105 delegates to the first meeting of the New Hampshire Anti-Slavery Society, none were from Exeter. A year earlier, though, a letter-writer to the Exeter News-Letter had asked, “Are the columns of the News-Letter open for a discussion of the subject of slavery? If they are it would be gratifying to me to have the subject candidly discussed in them…it is a system which holds more than one sixth of our whole population in a bondage the most servile – which considers rational and immortal beings as articles of traffic – vendible commodities – merchantable property – which recognizes no social obligations – no natural relations – which tears without mercy the infant from the mother, the wife from the husband, the parent from the child, and excludes from them the means of education. But I feel myself inadequate to describe a system so horrible so detestable. Which is the most effectual remedy for slavery in this country, African Colonization, or immediate emancipation? In order to act correctly we need information on this important cause.” It was a plea for discussion. John Gerrish, the editor of the News-Letter, although more than willing to devote weekly column space to the similarly divisive issue of temperance, was not having it. “As at present advised,” he responded, “we doubt the expediency of opening the columns of the News-Letter to a protracted discussion on this subject. We believe the people of New England are universally convinced of the evils of slavery and, to the great misfortune of the citizens of the South, the circulation of the News-Letter is pretty much confined to the Northern States.” Best not to stir up any trouble, he implied.

Avoiding the issue, unfortunately, became impossible. Early abolitionists were, in the words of Exeter’s Dr. William Perry, “abusive of all who did not agree with them.” He recalls, “I can remember the bitter feeling which existed against the principal leaders and speakers.” But that’s what it takes sometimes – unrelenting pressure on an issue. In the collections of the Exeter Historical Society, there are three petitions addressed to congress. “The undersigned, women of Exeter, New Hampshire, believing that slavery is a sin, and therefore ‘a reproach to any people,’ especially the free, enlightened and liberal government of which your honorable body form a part and being grieved at its existence in the capital of our beloved country, the District over which you have exclusive jurisdiction, do unite our fervent, importunate petitions with the thousands already presented, that you would immediately abolish Slavery in the District of Columbia, that henceforth, whoever breathes its air or touches its soil may be free.” Over 130 women signed the petitions. If the petitions made their way to Washington, they would have been included in the epic stand-off then taking place in Congress.

When the petition drive began, in 1834, there was a power play between the north and south. Congress was rife with violence – fistfights, canings, duels, and weapons were common on the floor. Northerners, who favored a non-physical approach, often faced political blow back from voters at home when they confronted their more bombastic colleagues from the southern states. To deal with the petitions, Congress imposed a gag rule – all petitions or letters regarding slavery were immediately tabled. Historian Joanne Freeman, in her recent book The Field of Blood: Violence in Congress and the Road to Civil War, has this to say, “The imposition of gag rules galvanized the North by attacking their fundamental rights of petition, representation, and free speech, and highlighting the degree to which a tyrannical Slave Power held the reins of power in Washington. Northerners responded by demanding that their congressmen fight for their rights, though with words and votes rather than fists and weapons.” The gag rule was in place from 1836 through 1844. Abolitionist congressmen kept the pressure on. Each session would include an attempt to read the petitions – often by John Quincy Adams, a man not known to back down. The attempts to silence the issue by bullying and calls for appeasement did not prove successful. It did not calm tempers or bring the congress together. “Eventually,” says Freeman, “even the rule’s staunchest supporters saw its failings. Instead of stifling dangerous talk, gag rules inspired it, causing dissension on the floor, drastically increasing the number of antislavery petitions, and rousing the Northern public to demand their rights of representation, petition, and free speech, and to elect congressmen who shared their convictions.” The issue of slavery was not solved smoothly in the United States – and we still suffer from its legacy of injustice. Before justice, there must be accountability.


Ver el vídeo: Hola Abolicionista (Mayo 2022).